Extremas medidas en el Primer batallón de Infantería de Tegucigalpa

Los militares revisan cada vehículo de quienes visitan a los presos por el caso del Seguro Social.

Cada rincón de los vehículos es revisado por los militares.
Cada rincón de los vehículos es revisado por los militares.

Tegucigalpa, Honduras.

Al menos 20 militares distribuidos en dos retenes revisan a todas las personas que ingresan al Primer Batallón de Infantería, con mayor énfasis en quienes visitan a los reclusos del Centro de Detención Preventiva, donde se encuentran Mario Zelaya, José Bertetty, Javier Pastor y Carlos Montes, todos acusados por el desfalco en el Seguro Social.

Las 24 horas del día, el lugar es vigilado por los soldados.

VEA: Especial multimedia de Crisis en el Seguro Social

Las personas cuyos vehículos son inspeccionados se presentan en dos retenes. En el segundo les piden su identificación y les examinan nuevamente los paquetes que llevan; los soldados van a la celda y le preguntan al preso si desea recibir la visita; una vez autorizada, la persona puede ingresar.

Las visitas no pueden llevar celulares. Se pudo constatar en el proceso de revisión que parecía no haber privilegio alguno.

Sin embargo, también se constató que un familiar de uno de los presos llegó a la base en un pickup blanco, de vidrios claros y sin placas, conducido por un militar. En el retén no se les pidió que se bajaran del carro ni se les abrió la puerta para verificar qué contenían las bolsas que llevaban.

Una vez culminada la hora de la visita, a las 4:00 pm, a las personas se les devuelven sus celulares e identificaciones.

La Prensa