Menor hondureño que murió en Río Bravo será repatriado en los próximos días

El menor que perdió la vida a mediados de febrero intentaba lograr el sueño americano junto a sus padres.

Tegucigalpa, Honduras.


El cuerpo de Anderson Gabriel Vindel, un menor hondureño de 9 años que murió ahogado hace tres meses intentando cruzar el Río Bravo en la frontera de México con Estados Unidos, será repatriado en los próximos días.

El menor que perdió la vida a mediados de febrero intentaba lograr el sueño americano junto a sus padres que fueron retenidos y posteriormente puestos en deportación desde Eagle Pass hacia Honduras a raíz de la tragedia.

Según información de las autoridades estadounidenses, un grupo de elementos policiales fronterizos lograron sacar del agua a un pequeño pero este ya se encontraba inconsciente.

Se le aplicaron los primeros auxilios pero desafortunadamente nada se pudo hacer siendo declarado muerto en el lugar.

LEA: Sobrevivientes del naufragio en California son en su mayoría mexicanos

El relato de las autoridades indica que Gabriel iba acompañado de sus padres y su hermana y juntos, tomados de las manos, cruzaron el río pero la fuerza ocasionó que el pequeño se separara y se ahogara.

La pequeña fue localizada por agentes de la Patrulla Fronteriza (Border Patrol) al igual que su padre, mientras que la mamá logró cruzar por su propia cuenta.

Sus padres Alba Alejandra Vindel Carrasco (25) y Alex Ramírez Antunez (25), fueron deportados de Estados Unidos junto con la menor de nombre Sara, de 5 años.

Mediante contacto con el consulado de Honduras se efectúan los trámites correspondientes a fin de repatriar a la familia con el cuerpo del pequeño Anderson Gabriel.

La Prensa