Reparan turbina de térmica para evitar más apagones

El problema provocó racionamientos por una semana en La Ceiba

La Andi pide al Gobierno echar a andar la planta La Ensenada
La Andi pide al Gobierno echar a andar la planta La Ensenada

La Ceiba, Atlántida.

Una falla en un turbocargador de la central térmica La Melgar, de La Ceiba, provocó que se programaran racionamientos de energía en el litoral atlántico en la última semana.

Esta avería ya fue reparada tras cuatro días de trabajo, informaron ayer autoridades regionales de la Empresa Nacional de Energía Eléctrica (Enee).

El problema provocó que se dejaran de generar cinco megas de energía, de los noventa que requiere esta zona para suplir la demanda. Esto provocó el malestar en los pobladores que veían cómo regresaban los temibles apagones y protestaron por la falta del suministro eléctrico.

LEA: Honduras registró una interrupción de energía eléctrica a nivel nacional

“El jueves hubo una falla en la purificadora de aceite y salieron cinco megas de la turbina número 3 de La Ceiba. Luego de los trabajos ya estamos en línea. Con esto podemos ver la gran importancia del generador de reactivos, es de gran ayuda para los circuitos de distribución, por eso tuvimos una gran mayoría de desconexiones’’, informó el ingeniero Carlos del Arca, de la Enee.

“La térmica La Melgar cuenta con cuatro motores de cinco megas de energía cada uno, pero solo uno está en funcionamiento. Dos están en reparación y el otro está descartado’’, aseguró Rossell Posas, relacionista público de la Enee.

Exigencia.

Ante los constantes racionamientos de energía en los últimos días, la Asociación Nacional de Industriales (Andi) pidió al Gobierno poner fin a esta problemática.

“Falta la segunda etapa de La Ensenada, que hagan la prueba de potencia, y hay un problema administrativo, según dice la junta interventora de la Enee y no se han puesto de acuerdo; entretanto, la producción está parada y tenemos una gran crisis. Exigimos a la Enee una pronta solución a este problema’’, dijo Edilberto Ibarra, presidente regional de la Andi.

La Prensa