Más noticias

Más de 123,000 capitalinos reciben agua potable cada siete días

Como medida extrema se contempla el acarreo de agua de fuentes naturales para paliar la crisis

Secas las represas por la falta de lluvias
Secas las represas por la falta de lluvias

Tegucigalpa, Honduras.

El plan para hacer rendir el escaso recurso hídrico del que dispone la capital es cada vez más riguroso.

Más de 123,000 abonados del Servicio Autónomo Nacional de Acueductos y Alcantarillados (Sanaa) reciben, con suerte, agua potable cada siete días y el resto de la población que no está conectada al sistema estatal tiene que ingeniárselas para tener agua a través de pozos y acarreo en camiones cisternas.

Incluso, hay pobladores que desesperados por obtener agua para sus actividades diarias recolectan la poca lluvia que cae a los techos de sus hogares.

Cualquier medida para obtener el vital líquido es viable ante el gris panorama que vive la ciudad y las posibilidades de prolongar los racionamientos si las pocas semanas que le quedan a la temporada de lluvia no son capaces de recuperar los principales embalses.

Carlos Hernández, gerente de la división metropolitana del Sanaa, dijo que de seguir con bajos niveles de lluvia, los racionamientos seguirán hasta el verano del próximo año. El calendario de distribución es de cada siete días hasta el 15 de octubre, por lo que no se descarta que el nuevo horario sea de cada 10 hasta 15 días. Hernández agregó que esperan que el nivel de La Concepción, que en la actualidad es del 17%, incremente unos ocho millones de metros cúbicos, una expectativa de bajo promedio.

Pero que de mejorar solo cuatro millones de metros cúbicos se tendrán que tomar acciones más severas. La alerta de emergencia no ha sido declarada todavía, aunque ya los capitalinos viven en penuria y más sería una confirmación de la cruda vivencia, pero ya se plantea la idea de trasladar agua de otras fuentes naturales para consumo humano.

Si en caso extremo no lloviera, de noviembre en adelante se tendrían que buscar alternativas no convencionales. Por ejemplo trasladar agua con camiones cisternas de sectores como Zamorano y río del Hombre.