Más noticias

El Partido Liberal hondureño cumple 128 años sin superar la crisis que lo dividió

La falta de verdaderos líderes en el Partido Liberal se ha visto reflejada en los dos últimos procesos electorales.

El presidente del Consejo Central Ejecutivo del Partido Liberal, Luis Zelaya. EFE/Archivo.<br/>
El presidente del Consejo Central Ejecutivo del Partido Liberal, Luis Zelaya. EFE/Archivo.

Tegucigalpa, Honduras.

El Partido Liberal, el más viejo de Honduras, cumple este martes 128 años de fundación sin superar la crisis que lo dividió en 2009 y relegado a segunda fuerza de oposición en el Parlamento desde 2010.

Para conmemorar el aniversario de fundación, los liberales han programado diversas actividades orientadas a unificar a su partido, que durante un siglo alternó el poder con el Nacional, que gobierna actualmente.

El presidente del Consejo Central Ejecutivo del Partido Liberal, Luis Zelaya, indicó este martes a periodistas que se trabaja por la unidad de la formación, que defendió como la que más ha impulsado transformaciones y fortalecido la democracia en Honduras.

Zelaya expresó su optimismo porque 2019 sea el año de la unificación del Partido Liberal.

La institución se dividió a raíz del golpe de Estado del 28 de junio de 2009 al entonces presidente del país Manuel Zelaya, quien había llegado al poder en 2006 bajo la bandera de rojo y blanco de los liberales.

Luego del golpe de Estado, Zelaya dejó al Partido Liberal y se convirtió en el coordinador general del Partido Libertad y Refundación (Libre), que desde 2014 es la primera fuerza de oposición.

Manuel Zelaya acusa a una fracción del Partido Liberal de haberse unido con los del Partido Nacional para sacarlo del poder, con el respaldo de los militares.

La falta de verdaderos líderes en el Partido Liberal se ha visto reflejada en los dos últimos procesos electorales, en los que solamente ha demostrado más caudal que Libre a nivel de alcaldías.

En los comicios generales del 26 de noviembre de 2017 los liberales, con Luis Zelaya como candidato presidencial, obtuvieron menos de 500.000 votos, lo que para la militancia del partido ha significado la peor campaña.

La división en el Partido Liberal también ha llegado a su bancada en el Parlamento, donde algunos tienen marcadas diferencias con las actuales autoridades de la institución.