Honduras busca colocar deuda de $2,150 millones de la ENEE

Expertos ratifican que rescate de la estatal pasa por colocar la deuda a menores tasas de interés y a largo plazo, renegociar contratos con generadores y EEH, recuperar mora y reducir las pérdidas.

La enorme deuda de la Enee ha estancado su plan de inversión en nuevas líneas de transmisión. Fotos Andro Rodríguez
La enorme deuda de la Enee ha estancado su plan de inversión en nuevas líneas de transmisión. Fotos Andro Rodríguez

Tegucigalpa, Honduras

El Gobierno de Honduras busca que organismos y bancos internacionales le compren la deuda de alrededor de 2,150 millones de dólares (unos 53,000 millones de lempiras) de la Empresa Nacional de Energía Eléctrica (Enee) a menores tasas de interés y a muy largo plazo como parte del plan de rescate de la estatal eléctrica.

Capacidad
La Enee, a través de las diversas fuentes renovables, suministra el 64 % de la demanda de energía del país.

Esta, y otras acciones planteadas en un plan de acción por la gerencia de la Enee, contribuirían a oxigenar las finanzas de la empresa pública y de inmediato liberarían unos 3,000 millones de lempiras, de los más de 4,000 millones que se pagan al mes, mayoritariamente en intereses del servicio de la deuda.

Fuentes oficiales informaron a LA PRENSA que la Secretaría de Finanzas inició las gestiones con organismos financieros internacionales a fin de colocar la deuda de la empresa en términos concesionales, incluyendo los 6,500 millones de lempiras aprobados por el Congreso en diciembre pasado para honrar los compromisos pendientes con los generadores privados.

Plan de.6(800x600)

Radiografía

A la fecha, la Enee arrastra una desproporcionada deuda con diferentes acreedores nacionales e internacionales de 52,675 millones de lempiras ($2,150 millones) y un déficit que solo a diciembre de 2018 se acercó a los 11,000 millones de lempiras.

610
millones de lempiras anuales paga la Enee a los renovables por concepto del incentivo del 10%, aprobado bajo el decreto 70-2017.

A noviembre de 2018, sus estados de cuentas reflejaron una deuda externa e interna de largo y corto plazo de 34,547 y 4,592 millones de lempiras, respectivamente.

Además, afronta pérdidas estimadas en 15 millones de lempiras diarios por de hurto de energía, mala lectura, errores en la facturación, falta de medición, inadecuados cálculos de consumo y conexiones directas; también una abultada planilla de 2,200 empleados que engullen 216.5 millones de lempiras mensuales en salarios y otros beneficios laborales, según su último estado de resultados.

A todo lo anterior se suma el imperativo que este año se vence el pago de unos 3,600 millones de lempiras, por lo que urge de un refinanciamiento o readecuación que permita oxigenar sus deterioradas finanzas.

JG energiaelectrica 070119(800x600)

Medidas

Consultado por LA PRENSA, el especialista en materia de energía, Mario Rubén Zelaya, explicó que el salvamento de la empresa de electricidad pasa por tres medidas puntuales: La readecuación o renegociación de la deuda de 57,000 millones con bancos internacionales a una bajísima tasa de interés y a un plazo de 30 o 40 años.

462.7
millones de lempiras Es el déficit de la Enee a noviembre de 2018 por gastos de servicios públicos de energía.

En segundo lugar, la renegociación de los contratos y eliminación de incentivos con los generadores privados de energía, incluyendo la Empresa Energía Honduras (EEH), cuyo leonino acuerdo representa un pesado lastre para la institución de más 14.5 millones de dólares mensuales, unos 355 millones de lempiras.

El tercer aspecto se contrae a reducir las pérdidas técnicas y no técnicas y recuperar la mora histórica del sector privado y público que, según las autoridades de la Enee, asciende a unos 10,500 millones de lempiras.

Solo el Gobierno central, las instituciones descentralizadas y las alcaldías le adeudan a la empresa alrededor de 2,500 millones de lempiras y el resto corresponde al sector privado y residencial.

Zelaya enfatizó que fuera de estas medidas, el aumento de las tarifas no debe verse como una solución al problema financiero de la Enee, porque “los usuarios ya hemos pagado suficientemente la ineficiencia de la empresa, por tanto no podemos seguir sujetos a más incrementos tarifarios”.

“Lo que tiene que hacer la Enee con esa deuda es llevarla a largo plazo y a la tasa de interés más baja posible, incluyendo los 6,500 millones de lempiras que aprobó el Congreso para endeudamiento interno; es decir, debe ser trasladada a 30 o 40 años y a una tasa de interés muy baja para respirar financieramente”, acotó.

Zelaya consideró que la solución de la crisis financiera de la Enee dejó de ser un problema exclusivo de las autoridades de la empresa y se convirtió en un asunto de país, porque de eso depende la negociación de un nuevo acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI).

Por otro lado, indicó que las autoridades de la Enee deberían estar preparando ya las bases de una licitación internacional para atender la demanda de energía para los próximos cinco años, pero con otra tecnología y lo más barata posible, que permita ir desechando todos los contratos renovables y térmicos onerosos que están por vencer.

La enee.5(800x600)
La Enee puede ser una empresa rentable si se materializan las medidas, pero hoy por hoy es deficitaria.

Plan en marcha

Por su parte, Jesús Mejía, gerente de la Enee, indicó que se cuenta con un plan de rescate que, entre otras acciones, plantea la modificación del obsoleto modelo de cálculo de la tarifa que utiliza la Comisión Reguladora de Energía Eléctrica (Cree), que generó a la estatal una pérdida aproximada de 1,000 millones de lempiras.

Además, informó que a los generadores privados renovables y térmicos ya se les presentó una propuesta que contempla la reducción del valor de los contratos, la eliminación de los cargos por potencia o el despacho obligatorio y del incentivo del 10% aprobado a los renovables bajo el decreto 70-2017.

“Esperamos una respuesta positiva por el lado de ellos, ya que han dicho abiertamente que están dispuestos a apoyar el Estado y eso es parte de la recuperación”.

Por otro lado, Mejía dijo que se ha planteado la recolocación de la deuda de la Enee a tasas altamente concesionales, trabajo que está en manos de la Secretaría de Finanzas.

En este punto, reconoció que es urgente que Finanzas logre renegociar la totalidad de la deuda de la estatal con organismos financieros internacionales a una tasa de al menos 1.5% de interés y a plazos de 10 a 20 años como mínimo.

“Esperamos que la ministra de Finanzas toque las puertas correctas y busque quien compre la deuda, lo que de inmediato bajaría el servicio de la deuda a unos 1,000 millones de lempiras y liberaría unos 3,000 millones de lempiras, que ayudarán a resolver el problema de caja de la Enee”, apuntó.

Dijo que el otro tema es la reducción de pérdidas y para eso se ha trabajado muy fuerte al lado de EEH para garantizar que ellos tengan el escenario adecuado para que puedan realizar ese trabajo.

En otro tema, informó que se ha avanzado en el proyecto de escisión de la Enee en tres empresas, una de distribución, otra de generación y una tercera de transmisión. En ese sentido, detalló que ya se entregó a un bufete de abogados especialistas en Derecho Mercantil el proyecto correspondiente para su análisis legal.

Leonardo Deras, ministro por ley de la Secretaría de Energía, anunció que por lo pronto se busca un préstamo puente para pagar las deudas de los generadores privados, el cual está enmarcado dentro de los ocho puntos del acuerdo presidencial firmado con el sector privado.

“Como un tema de amortización de la deuda que se acumuló el año pasado, se decidió, en el marco del Consejo Nacional de Energía, la búsqueda de un préstamo puente a través de la Comisión Nacional de Bancos y Seguros (CNBS)”, dijo.

Stenee respalda rescate

El Sindicato de Trabajadores de la Empresa Nacional de Energía Eléctrica (Stenee) respalda las medidas para renegociar el contrato con la Empresa Energía Honduras (EEH) y los generadores privados que permitan un respiro a la estatal de energía.

Miguel Aguilar, presidente del Stenee, valoró que la iniciativa del Gobierno bajo los ocho puntos planteados para la reforma del sector energético, pasa por la renegociación de deuda, la reducción de los contratos con los generadores y EEH, inversiones de transmisión y la recuperación de pérdidas.

“Esos ocho elementos son fundamentales para rescatar la Enee, pero como sindicato creemos que algo que es clave en la recuperación de la empresa es en el manejo de su potencial de generación hidro-público; es decir, que el 100% de su generación, de la Enee, esté en el despacho diario”, dijo.

Otro punto, es que el despacho de energía sea económico y que el valor del kilovatio hora sea más bajo para crear competencia. “Nosotros consideramos que la Enee, en medio de la situación adversa de la deuda con los generadores, va caminando, porque viene más inversión en la parte comercial”.