Pacientes con covid prolongada pueden sufrir inflamación descontrolada

Las personas que estuvieron en cuidados intensivos están más propensos a más enfermedades

The New York Times.

Unas nuevas evidencias sugieren que los pacientes con covid-19 prolongada sufren de una inflamación descontrolada que asola a todo el cuerpo, y que aliviar esa inflamación podría ser la clave para salvar sus vidas.

Una inflamación sistémica grave durante la hospitalización por la covid aumenta el riesgo de fallecer en un plazo de un año después de que el paciente parece recuperarse, encontraron investigadores de la Universidad de Florida.

Mientras más fuerte es la inflamación de una persona durante su hospitalización por la coronavirus, más probabilidades tiene de morir en un plazo de un año tras recuperarse de su infección inicial, informan los investigadores en la revista Frontiers in Medicine.

Además, los pacientes a quienes se recetaron esteroides antinflamatorios tuvieron un riesgo más bajo de morir tras el alta que los que no recibieron esos fármacos, apuntaron los investigadores, aunque esta idea sigue siendo controversial.

“La covid afecta a múltiples sistemas de órganos mediante la inflamación”, señaló el investigador principal, Arch Mainous, vicepresidente de investigación del Departamento de Salud Comunitaria y Medicina Familiar de la Universidad de Florida (UF). “Nuestros datos sugieren que quizá valga la pena tratar a las personas con algún tipo de antinflamatorio” tras su salida del hospital.

Preocupante

Esta nueva investigación sigue a un estudio de la UF de finales del año pasado , que encontró que las personas que se recuperaban de una covid grave tenían más del doble de probabilidades de fallecer de cualquier causa en el año posterior, en comparación con las personas con una covid de leve a moderada que no fueron hospitalizadas o las personas que nunca se habían infectado, apuntó Mainous.

“La pregunta que surgió fue, ¿a qué se debe?”, dijo Mainous. “¿A qué podría deberse?”.

Para encontrar la respuesta, Mainous y sus colegas siguieron a más de 1,200 pacientes con COVID tratados en la UF por covid-19 entre enero de 2020 y diciembre de 2021, para ver cómo les había ido en el año tras su recuperación.

El equipo de la investigación observó en específico los niveles de proteína C reactiva (PCR) de cada paciente, una enzima que segrega el hígado como parte de la respuesta inmunitaria. La PCR es una medida común de la inflamación sistémica.

También observaron si a un paciente se le habían recetado esteroides orales al ser dado de alta del hospital.

Los pacientes con covid-19 hospitalizados con los niveles más altos de inflamación durante su infección tenían alrededor de un 60 por ciento más de probabilidades de fallecer en un plazo de un año tras el alta, en comparación con los pacientes con coronavirus con la inflamación más baja, encontraron los investigadores.

Además, el riesgo de morir de esos pacientes con covid con inflamación alta se redujo en alrededor de un 50 por ciento si les recetaron esteroides antinflamatorios tras su hospitalización.

Mainous dijo que la inflamación sistémica explica por qué la covid prolongada produce tantos problemas de salud distintos en las personas.