Niños prematuros tienen un riesgo alto de retrasarse en la primaria, pero se recuperan

Aunque los bebés prematuros pueden quedarse atrás respecto a sus compañeros de escuela, al final los alcanzan.

Cerca del 11% de los nacimientos a nivel mundial ocurren antes de las 37 semanas de embarazo.

REDACCIÓN. Investigadores británicos han revelado que al final de la escuela secundaria solo los niños nacidos antes de las 32 semanas de gestación seguían teniendo dificultades, así lo publicaron en la revista PLOS ONE.

El equipo de la Universidad de Oxford señaló que estos niños podrían beneficiarse de pruebas de detección de dificultades de pensamiento y lenguaje antes de comenzar la escuela, para ayudar a orientar las necesidades de respaldos adicionales para su educación.

“Nuestro estudio mostró que el nacimiento a cualquier edad gestacional antes del término completo se asoció con un peor logro al final de la escuela primaria”.

Aunque estudios anteriores han encontrado un logro escolar más bajo en la escuela primaria en los niños que nacen prematuros, pocos han dado seguimiento a los estudiantes hasta la escuela secundaria.

Este nuevo estudio observó los datos de más de 14,000 niños que nacieron entre 2000 y 2001.

ESTADÍSTICAS

A los 11 años, cuando estaban completando la escuela primaria, casi un 18% habían cumplido las expectativas en inglés y matemáticas.

En comparación con los niños nacidos a término completo, los que nacieron en la semana 32 o 33 o antes tenían más del doble de probabilidades de no alcanzar las referencias que los niños nacidos a término completo (entre las 39 y las 41 semanas).

Los nacidos prematuros tardíos (entre las 34 y las 36 semanas) o a término temprano tenían un riesgo más pequeño, pero de cualquier forma mayor, de no cumplir las expectativas, encontraron los investigadores.

A finales de la secundaria, un 45% de los estudiantes no habían pasado al menos cinco de los exámenes requeridos, entre ellos inglés y matemáticas.

HALLAZGOS

Los investigadores señalaron que los niños nacidos en cualquier momento entre las 32 y las 38 semanas no tenían un riesgo elevado de aplazarse en comparación con los niños nacidos a término completo.

Se necesitan más estudios para confirmar estos hallazgos, anotaron los autores.