Más noticias

La obesidad ya es pandemia en Honduras

El 25% de los hondureños entre 15 y 30 años tienen sobrepeso, según estudio.

San Pedro Sula, Honduras

La obesidad se ha convertido en una pandemia en Honduras y ha encendido las alarmas entre los profesionales de la salud. Las estadísticas preocupan: 8 de cada 10 niños son obesos y el número de pacientes adultos va en aumento.

“La obesidad nos preocupa porque tenemos niños con enfermedades de adultos”, dijo la nutricionista Danori Carbajal. “Algunas madres piensan que la obesidad es sinónimo de salud, les dan demasiada comida a sus hijos y además le piden vitaminas a su pediatra”. Los primeros años de vida de un niño son esenciales porque determinan si será una persona obesa.

“Todavía hay pediatras que piensan que cuando el niño o niña se desarrolle ya no será obeso y no es así. Encontramos menores con obesidad que sufren de hipertensión, son prediabéticos o diabéticos y con autoestima baja”. En esta situación, las dietas muy estrictas autorrecetadas o prescritas por médicos tienen un resultado inverso.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) afirma que 1,000 millones de adultos padecen sobrepeso y más de 300 millones son obesos. Además, cada año mueren, como mínimo, 2.6 millones de personas a causa de ello. Esta dolencia se considera crónica y disminuye la expectativa de vida, haciendo que el corazón y otros órganos del cuerpo trabajen el doble, por lo que una cirugía no basta para erradicarla.

Se necesita conciencia

En 10 años, la tasa de obesidad infantil en los países tercermundistas se ha incrementado debido al fácil acceso y al uso cotidiano de alimentos baratos hechos con harinas, combinados con comidas fritas y el abuso de bebidas endulzadas con azúcar o jarabe de maíz.

“La obesidad infantil se puede manifestar desde los primeros meses de edad o desarrollarse paulatinamente hasta que el niño o la niña tengan presión social o su salud ya esté siendo comprometida”, afirmó Francisco Zúniga Girón, endocrinólogo del hospital Mario Catarino Rivas.

El 99% de menores que llegan con obesidad al hospital Mario Rivas ya tienen problemas graves de salud, como diabetes, hígado graso, colesterol y triglicéridos altos. “El grado de obesidad en niños y adolescentes tiene implicaciones clínicas de importancia porque el riesgo de muerte se eleva al doble de los que son levemente o moderadamente obesos”, explicó Girón.

Por ello es un error darles dinero a los menores para que escojan comidas en la escuela “debido a la falta de legislación efectiva para educar a maestros en alimentación saludable y controlar las ventas de alimentos inadecuados para la salud.

Es imperativo un cambio serio y consistente en la conducta alimentaria en la casa, de todos los que estén involucrados con la alimentación del niño. Que los padres dejen sus malos hábitos y que los abuelos y parientes no sean alcahuetes”.

Iniciativa

Las repercusiones en niños y adultos son múltiples. La obesidad, a medida que se avanza en edad, con el exceso de peso, fuerza al cuerpo y sus sistemas controladores a madurar físicamente más temprano, haciendo que avance la edad de los huesos por encima de la edad cronológica y que haya cambios antes de tiempo.

En algunos casos de obesidad, el envejecimiento ocurre antes porque se presenta más daño celular debido a la formación de muchos procesos biológicos que liberan sustancias dañinas en las células. Hay presión indebida sobre las articulaciones de caderas y rodillas y desgaste por exceso de peso.

Debido a la alta incidencia de pacientes infantiles con obesidad y otras enfermedades derivadas del exceso de peso, el hospital Mario Rivas y la Secretaría de Salud han creado la escuela de padres de niños y adolescentes para prevención de este trastorno, además del embarazo y las enfermedades sexuales.

“Se atiende a más de 200 adolescentes con diversos males; en su mayoría son obesos y tienen problemas graves de diabetes. Las charlas de consejería se ofrecen los viernes por la mañana” explicó Zayda Cáceres, coordinadora del programa.

México, con más obesos en el mundo, según la ONU

México lidera la lista de países con el mayor número de obesos en el mundo, según un informe de Naciones Unidas. Casi una tercera parte de los adultos mexicanos son obesos, superando incluso Estados Unidos, en un cercano segundo lugar.

EUA ocupaba el primer lugar desde hacía tiempo. La lista la completan Nueva Zelanda, Chile, Australia, Canadá, Reino Unido, Irlanda, Luxemburgo y Finlandia.

¿El culpable? Los alimentos procesados altos en calorías y de bajo costo, y un estilo de vida cada vez más sedentario a medida que los ingresos de los mexicanos aumentan y cada vez más personas se mudan a las ciudades.

El peligro, según la OMS, es un incremento de las enfermedades cardiovasculares, la diabetes, enfermedades de las articulaciones y algunos tipos de cáncer.

Y el problema va en aumento, no solo en México. Desde 1980, la obesidad se ha duplicado en todo el mundo.

Consejos para su salud

Dieta saludable Limite la ingestión de grasa y azúcares; aumente la de frutas y verduras, legumbres, cereales integrales y frutos secos. Haga actividad física periódica y logre un equilibrio energético y un peso normal.

Padres Se recomienda a los padres de familia que tengan un estilo de vida saludable y lo fomenten debido a que el comportamiento de los niños suele modelarse por medio de la observación y la adaptación que ven en su hogar.

Consecuencias Pérdida de autoestima, arqueamiento de las extremidades, edad ósea adelantada, estatura aumentada, insuficiencia pulmonar e hipertensión arterial son algunas de las complicaciones de la obesidad.

Sin REGULACIONES No hay ninguna norma o ley sobre la prevención y el tratamiento de la obesidad en Honduras. Solo existen normas nutricionales indicadas en la Ley de Protección de la Actividad Física y el Deporte.

ARTíCULO 0002, publicado en La Gaceta en 1988, exhorta a estimular actividades a corto, mediano y largo plazo para mejorar las condiciones de alimentación y nutrición del pueblo hondureño.

ACUERDO 0077 El reglamento para el control sanitario de los alimentos indica que en los alimentos nacionales y extranjeros deberá aparecer su nombre, indicando su naturaleza y la lista de ingredientes que posee.