Ciudad de México.

Parece ser que los conflictos entre Britney Spears y su padre no han terminado.

De acuerdo a TMZ, Jamie Spears, de 69 años, presentó documentos legales que solicitan que su hija sea puesta bajo juramento debido a supuestos ataques a su nombre en Instagram y en su próximo libro.

Entre otros temas, Jamie quiere destacar las supuestas acusaciones de la intérprete de “Oops! I Did It Again” sobre que la obligaron a dar ocho tubos de sangre para recibir tratamiento médico, a someterse a terapia y que no se le permitió tener analgésicos.

El padre de la cantante aseguró que todas las acusaciones de su hija serán relevantes para determinar si abusó de su papel como tutor.

Ante la situación, el abogado de Britney, Mathew Rosengart, dijo que el Sr. Spears “continúa deshonrándose, especialmente a través de esta presentación tonta”.

FOTOS: La caótica boda de Britney Spears: interrumpida por su ex, sin su familia y con presencial policial

“Además de tratar de intimidar a su propia hija, ahora se ve reducido patéticamente a tratar de intimidarla, mientras abusa del proceso legal y huye y se esconde de su propia declaración. Cualquier otra persona se avergonzaría de estas tácticas, pero él y sus representantes son verdaderamente desvergonzados”, dijo Rosengart a Page Six.

Cabe mencionar que la “Princesa del Pop” desactivó su cuenta de Instagram desde este jueves, una semana después de su boda con Sam Asghari.