Estados Unidos.

La última entrevista de Ben Affleck al locutor de radio Howard Stern generó un sinfín de titulares, y de airadas reacciones en Twitter, debido a que asoció sus problemas con el alcohol al hecho de que se sentía “atrapado” durante buena parte de su ya extinto matrimonio con Jennifer Garner.

Cierto es que también habló sobre la excelente relación tanto profesional como personal que sigue manteniendo con la madre de sus tres hijos, pero esa parte claramente pasó desapercibida.

A su paso por el programa de televisión de Jimmy Kimmel, el astro de Hollywood ha querido responder a la polémica generada y ha admitido que determinados comentarios, a su juicio fruto de malentendidos o de interpretaciones distorsionadas, ha “herido” sus “sentimientos”.

El intérprete ha defendido sus reacciones emocionales a una convivencia con Jennifer que dejó de hacerle feliz, y a la que no puso fin antes de lo necesario por el bien de sus tres retoños: Violet, Seraphina y Samuel.

Ben Affleck y Jennifer López le han dado otra oportunidad a su historia de amor.

“Luego empecé a ver todo esto en Twitter y me quedé pensando: ‘¿Pero qué pasa aquí?’. La verdad es que ha herido mis sentimientos, que la gente no haya entendido bien lo que dije me está haciendo quedar como el tipo más insensible, estúpido y malvado del mundo”, ha confesado en su conversación con el humorista, al que ha ofrecido una versión de los hechos bastante más amable de los temas que abordó en su entrevista a Howard Stern.

“Hablamos mucho sobre mi familia, ¿sabes?, sobre el alcoholismo, de mi lucha con cosas reales, de cómo tienes que rendir cuentas y ser amoroso, de cómo he estado trabajando con mi exmujer... Estoy muy orgulloso de la forma en que hemos podido organizarnos con nuestros hijos, lo mejor que hemos podido y siempre con ellos en mente”, ha explicado.

“Salí muy contento y pensé que debería hacer estas cosas más a menudo, ser más honesto, autocrítico e introspectivo”, ha concluido.

Polemica entrevista

Durante su entrevista con Howard Stern, Ben Affleck aseguró que su matrimonio de 13 años con la actriz Jennifer Garner no fue feliz y se sentía atrapado.

“Probablemente seguiría tomando. Es parte del porqué comencé a beber. Porque me sentía atrapado. Me decía: ‘No me puedo ir, por mis hijos, pero no soy feliz, ¿qué hago?’

“Lo que hacía es que me tomaba una botella de whisky y me caía dormido en el sillón, lo que no era ninguna solución”, confesó el novio de JLo.

Affleck, actualmente de 49 años, estuvo casado con Garner entre 2005 y 2018.