Más noticias

Importancia de incluir el huevo en la dieta de las personas mayores  

Las personas mayores prefieren este alimento porque, además de nutritivo, es fácil de masticar y digerir

El huevo, por su alto valor nutricional, es parte fundamental en una dieta balanceada del adulto mayor.
El huevo, por su alto valor nutricional, es parte fundamental en una dieta balanceada del adulto mayor.

San Pedro Sula, Honduras.

Las personas de la tercera edad tienen un mayor riesgo de desnutrición debido a cambios fisiológicos que influyen en el estado nutricional durante el proceso de envejecimiento.

En esta etapa, alimentos como el huevo son fundamentales para una buena alimentación, debido a su elevado valor nutricional, la calidad de sus componentes y su versatilidad culinaria.

Durante la tercera edad, el sentido del gusto y del olfato se deterioran, lo que puede provocar falta de apetito. Además, es frecuente que se produzcan problemas bucodentales y una menor salivación, con lo que aumenta la dificultad para masticar y tragar que los lleva a seguir dietas más monótonas y de menor calidad.

En este contexto, el Instituto Latinoamericano del Huevo (ILH) recomienda incorporar este alimento en la dieta de las personas mayores. El huevo aporta cantidades significativas de proteínas, lípidos, minerales y de casi todas las vitaminas, excepto la vitamina C.

La proteína del huevo es de excelente calidad y muy fácil de digerir. Contiene todos los aminoácidos esenciales y están en una proporción muy similar a la de la proteína ideal.

La ingesta de proteínas es muy importante en las persona mayores, ya que su deficiencia se asocia a la pérdida de masa muscular, alteraciones en la inmunidad y una mala cicatrización de las heridas.

El instituto destaca el aporte de biotina, vitamina B12 y colina, ya que con el consumo de dos huevos de tamaño medio se cubren más del 40% de las ingestas recomendadas diarias de estos nutrientes.

Los nutricionistas señalan que dos huevos de tamaño medio proporcionan proteína de elevada calidad y cubren casi la tercera parte de las ingestas recomendadas de los adultos en la tercera edad.