Más noticias

La nueva economía y la Responsabilidad Social Empresarial

Para nuestro país es una gran oportunidad para que las empresas transfieran estos conocimientos al resto de nuestras cadenas de valor

Julio Gom es director asociado de Proyectos y Consultor Senior de la Fundación Hondureña de Responsabilidad Social Empresarial (Fundahrse)
Julio Gom es director asociado de Proyectos y Consultor Senior de la Fundación Hondureña de Responsabilidad Social Empresarial (Fundahrse)

San Pedro Sula, Honduras.

Si no lo ha notado usted y yo, estamos dentro de la Cuarta Revolución Industrial. Para recordarle, la primera Revolución Industrial se basó en el uso de la energía de vapor, la segunda en el motor de combustión y la tercera en el uso de la energía eléctrica y atómica.

La Cuarta Revolución Industrial centra su capacidad en la tecnología de la comunicación y el conocimiento. Sobre ella se esta conformando la nueva economía y ya está provocando profundas transformaciones.

¿De qué hablamos? He aquí algunos ejemplos. WhatsApp ya amenaza a los operadores de telefonía fija, Google eliminó las Paginas Amarillas, Skype hizo desaparecer las llamadas de larga distancia, YouTube tiene en aprietos a las televisoras, Spotify a la industria discográfica, Amazon nos llevará los alimentos a nuestra refrigeradora, Waze acabó con los mapas y los smartphones llevaron a la quiebra a Kodak acabando así con los nostálgicos álbumes fotográficos.

El impacto de estas innovaciones ha llevado a cambiar nuestros paradigmas. Uber, la empresa dedicada al transporte de taxis nos ha modificado la idea de no subir a un auto de un extraño.

Ha sido tal el éxito de esta empresa que no hay país en el cual no haya levantado las protestas de los gremios de taxistas. El último fue España.

Otro caso es Airbnb, esta aplicación basada en el alquiler de casas, apartamentos para turistas ha llegado a cubrir el 15% de los visitantes de Costa Rica.

Preocupando a los hoteleros y al Gobierno quien se ha visto obligado a impulsar una regulación sobre el tema. Falta por ver los avances en torno a las monedas electrónicas como Bitcoin y los contratos en Blockchain. En salud el uso de la aplicación de IBM llamada Watson podrá ser el sustituto del médico filtro estilo Dr. House.

Hasta aquí podríamos estar de acuerdo, pero ¿qué tienen que ver con la Responsabilidad Social Empresarial?

Si asociamos la RSE con la forma cómo las organizaciones identifican los impactos que provocan diríamos que a nivel de impactos positivos se encuentra el enorme desarrollo de la logística para acercar a los productores y los consumidores, la globalización en este aspecto ha sido un éxito. En la actualidad creo que sería muy difícil vivir sin internet.

También ha sido positivo en lo ambiental, el uso de las energías renovables. Detrás de las innovaciones tecnológicas se encuentra el uso de la energía y en este sentido el uso de las fuentes solares, geo térmicas, eólicas entre otras, han sido realmente extraordinarias.

Al otro extremo, en lo negativo la nueva economía nos enfrenta a serios dilemas éticos que en generaciones anteriores no habíamos observado.

¿Podrá un recién nacido venir al mundo con un potencial genético que le permita enfrentar el cáncer? ¿O como controlar la información que recibimos cuando esta es manipulada como recientemente ocurrió con Facebook?

Indudablemente es un momento extraordinario que enfrenta el mundo actual al igual como ocurrió con las otras tres revoluciones industriales.

El tren se enfrentó al caballo, el automóvil al tren, la energía eléctrica al gas y el petróleo. Hasta ahora la humanidad ha sobrevivido. ¿Por cuánto tiempo?

Julio Gom
Doctor en Administración de Empresas, Maestría en Gestión de la Calidad Total. Economista. Director Asociado de Proyectos y Consultor Senior de Fundación Hondureña de Responsabilidad Social Empresarial (Fundahrse).