El auditor que revolucionó el cultivo de camarón en Honduras

Víctor Wilson Canessa es nacido en Chile y naturalizado hondureño

Es nacido en Chile y naturalizado hondureño. Cuenta con una maestría en Finanzas y Desarrollo de la Universidad de Duke, EEUU. Sus últimos cinco años ha vivido en Choluteca, desde donde dirige las operaciones de Granjas Marinas.
Es nacido en Chile y naturalizado hondureño. Cuenta con una maestría en Finanzas y Desarrollo de la Universidad de Duke, EEUU. Sus últimos cinco años ha vivido en Choluteca, desde donde dirige las operaciones de Granjas Marinas.

Tegucigalpa, Honduras.

El cultivo de camarón ha tenido en Honduras un fuerte repunte en los últimos seis años. Su crecimiento ha tenido el liderazgo de Víctor Wilson Canessa, quien en julio de 2012 asume la gerencia del Grupo Granjas Marinas (GGM). En 2013 es electo presidente de la Asociación Nacional de Acuicultores de Honduras (Andah).

Su principal objetivo era incrementar la producción nacional de camarón y posicionar a Granjas Marinas en el primer lugar del ranking de exportación.

Wilson Canessa cuando asume la gerencia de GGM estaba inmersa en problemas financieros y con cifras rojas en su balance.

Dirigir una empresa con 10,000 hectáreas de tierras concesionadas en el Golfo de Fonseca, de las que 6,700 se encuentran cultivadas de camarón, no era tarea fácil.

Antes de llegar a ese cargo se había desempeñado como auditor informático, ocupando importantes puestos en multinacionales como Cargill y Chiquita Brands en Honduras.

Su experiencia en la industria agroalimentaria del país fue uno de los puntos que Banco Atlántida, en ese momento el principal accionista de GGM, vio en Wilson Canessa como el profesional idóneo para sacar de la crisis su empresa de cultivo de camarón.

El primer reto del nuevo gerente de Granjas Marinas era mejorar la productividad por hectárea y la opción para alcanzar cifras positivas era adoptar un sistema de inventario multifásico, el que reúne tecnologías usadas en los procesos de engorde, cría y cosecha de camarón en estanques.

El resultado de ese sistema que GGM puso en práctica permitió aumentar de 24 a 40 millones de libras de camarón entre 2013-2017.

Con ese repunte en la producción, Granjas Marinas, de la mano de Víctor Wilson, ha logrado mantenerse en los últimos cinco años como el principal exportador de camarón de Honduras.

Los volúmenes exportados crecieron de 21.2 millones de libras en 2013 a 27.8 millones en 2017. El año anterior el 39% del volumen total exportado, que fue de 68.5 millones de libras, fue enviado por Granjas Marinas, de acuerdo con cifras de la Andah.
Las cifras de GGM impactaron en las exportaciones globales de Honduras al crecer de 58.5 a 68.5 millones de libras entre 2013-2017.

Otro factor que el CEO de GGM reconoce como trascendente para mejorar los rendimientos por hectárea es el recurso humano que lo acompaña en cada una de las empresas que forman el grupo.

Son 4,200 personas las que emplea Granjas Marina, de las que 300 es personal de seguridad, quienes son los responsables de reducir el robo de camarón en sus fincas.

Posicionar en el mercado internacional el camarón fresco y cocinado que produce GGM requiere que su gerente viaje de manera constante a países de Europa, Asia, Centroamérica y Norteamérica.

Esos resultados aún no son suficientes para el exauditor de Ernest and Young y KPMG y desde 2012 gerente de Granjas Marinas, ya que prepara un agresivo plan de inversión en esa empresa para lograr en los próximos cinco años una producción de 70 millones de libras de camarón.

La Prensa