Agroindustria azucarera entregará importante apoyo a centros de salud y triajes

Fortalecen medidas de bioseguridad en ingenios y campos de cultivo para prevenir contagios masivos

Robert Vinelli, presidente de la fundación Funazucar.
Robert Vinelli, presidente de la fundación Funazucar. /

San Pedro Sula, Honduras.

Robert Vinelli, presidente de la fundación Funazucar, brazo social de la agroindustria azucarera, asegura que además de garantizar la producción del grano dulce para el país, este sector fortaleció las medidas de bioseguridad en los campos y los seis ingenios del país para evitar un contagio masivo de covid-19.

Asimismo, como brazo social del sector, la fundación hace importantes aportes al sistema de salud ya los triajes a nivel nacional con la donación de insumos médicos, camas hospitalarias y equipo de bioseguridad para la atención de la población en general.

¿En qué consiste el último aporte del sector azucarero para el sistema de salud del país?

Funazucar este año cumple los 15 años de existencia, activos en los diferentes pilares que hemos tenido que incluye la educación, salud, medio ambiente y desarrollo comunitario. Queremos en este caso hablar de dos contenedores que estamos recibiendo, los cuales consisten en 200 camas especiales para atender pacientes de covid-19 que fueron adquiridas de Project Cure con el apoyo nuestro, incluyendo la logística de entrega en áreas necesitadas.

¿Cuál es la inversión social qué está haciendo el sector en esta adquisición de camas y cómo serán distribuidas en las zonas de influencia?

El valor comercial de las camas es de 4.5 millones de lempira, la mayoría donado por Project Cure, el costo de importación y la distribución lo va a consumir tanto la fundación y los ingenios involucrados y serán entregadas en triajes y centros de salud. La donación que hemos recibido la estamos distribuyendo en 54 centros de triajes y centros de salud ubicados en 15 municipios del Valle de Sula y de Santa Bárbara, son un apoyo de la industria azucarera no solo al área de influencia, sino también a las áreas dañadas por Eta y Iota, lo que significa que vamos a poder atender a través de los centros de triaje parte de las necesidades tan urgentes qué tiene esta población en el caso de covid-19.

¿Cómo califica este aporte en temporada de zafra para el sector?

Estamos en tiempo de zafra, y en la zona norte cruzando por una serie de daños que nos está afectando seriamente, estamos esperando obtener apenas la mitad de la producción en toda el área dañada por Eta y Iota, mientras que en las otras zonas que no fueron dañadas por los huracanes estamos esperando sacar la producción de años anteriores, pero el apoyo no es para los cañeros, no solo para nuestro personal porque para ellos estamos tomando las prevenciones de bioseguridad para tratar de que no se infecte ninguno de nuestros corteros de caña, ninguno de nuestros obreros de ingenios, entonces esperamos que esto sea una contribución netamente para la población en general.

¿Cómo se ha adaptado la agroindustria azucarera a su productividad con la llegada de la pandemia?

La agroindustria ha tenido que hacer modificaciones, cambios y adaptaciones para poder atender los problemas causados por el covid-19, tenemos, igual que una serie de industrias que apegarnos a las normas que incluyen, gel, distanciamiento social, mascarillas y medidas personales.

Tenemos obreros que duermen, especialmente cortadores de caña, en campamentos, por lo tanto tomamos medidas especiales para ellos incluyendo distanciamiento social, mecanismos para que se laven las manos continuamente y otras cosas que son parte de todo un procedimiento de bioseguridad, que es tanto difícil cómo caro.

Es un gran esfuerzo para no tener infectados ya que tenemos una población grande y una distribución bien enorme en áreas, pero al mismo tiempo hemos sido bastante exitosos en evitar el contagio masivo de nuestros empleados.

El sector azucarero es clave para el desarrollo del país, ¿Cómo están haciendo frente a la pandemia como sector clave en la economía nacional?

El sector industrial azucarero va desde siembra agrícola hasta procesamiento y distribución, el apoyo de azúcar tiene una serie de áreas y segmento muy importantes, decía Napoleón Bonaparte, el instrumento de guerra más importante para sus soldados era el azúcar, y al fin y al cabo el azúcar es muy importante dentro de la alimentación humana, es de los pocos alimentos para el cerebro, es importantísimo para la energía y al mismo tiempo lo que ha hecho la industria azucarera es tratar de asegurarse de que hubiera azúcar disponible a buen precio y excelente calidad en todos los sectores del país, en todos los rincones y al mismo tiempo la labor que se ha hecho en esta época de pandemia fue no solamente apoyarse a través de Banasupro y darle un precio justo al pueblo sino también ampliar el número de rutas de distribución.

Al mismo tiempo a través del Programa Mundial de Alimentos hemos hecho donativos de azúcar sumado a otros programas para garantizar tanto la alimentación del pueblo como para el desarrollo.

En este año no va a haber ninguna escasez de azúcar, en general estamos teniendo problemas de ciertas calidades por la cantidad de lodo que ingresó a los ingenios, pero estamos esperando superarnos en todo el tiempo que tenemos antes que finalice la zafra para garantizar tanto calidad como en suministros, para que no vaya a haber un faltante de azúcar en este año para nadie, el garantizar que va a haber alimento y energía para la fuerza laboral de Honduras es una meta muy importante de la industria azucarera.

La Prensa