Rubros más afectados por el comercio ilícito y contrabando

Según la Interpol, los productos ilícitos afectan negativamente a las empresas legítimas y a los ingresos de los gobiernos, además de causar problemas de salud en la población.

El comercio ilícito de medicamentos falsificados  es un peligro para la salud de las personas.
El comercio ilícito de medicamentos falsificados es un peligro para la salud de las personas. /

San Pedro Sula, Honduras.

Cualquier producto que tenga una gran demanda entre los consumidores, puede ser atractivo para los falsificadores y contrabandistas, un crimen que representa un negocio de $870 mil millones al año, según la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (Unodc).

Datos de la Alianza Latinoamericana Anticontrabando (Alac) indican que el contrabando mueve cerca de un 2% del PIB de América Latina o unos 150.000 millones de dólares anuales, lo que afecta a industrias como las de la siderurgia, tabaco, licores, medicamentos y cosméticos; metal-mecánica y acero; plásticos y calzado; textiles y confecciones; y ciberseguridad.

En el mercado negro es posible encontrar desde los artículos de lujo, hasta los medicamentos, cosméticos, juguetes, productos electrónicos y cigarrillos, siendo estos últimos uno de los productos más traficados ilegalmente en el mundo.

“El comercio ilícito afecta a los negocios locales porque es una competencia desleal, cualquier producto que circule y no esté regulado representa un riesgo para los comercios, pero sobre todo un riesgo para la población que los compra”, afirma Gustavo Solórzano, gerente de Asesoría Legal del Consejo Hondureño de la Empresa Privada (Cohep).

Evasión fiscal

Por su parte, la Organización Mundial de la Salud (OMS) estimó en 2006 que el comercio ilícito mundial cuesta a los gobiernos entre 40 y 50 mil millones de dólares anuales en ingresos fiscales perdidos, recursos que podrían haber financiado otros servicios, como programas de educación o seguridad pública.

En Honduras, indica Solórzano, se pierde al menos 4 mil millones de lempiras al año, por piratería y contrabando de mercancía. Solo en el 2019, el Estado perdió aproximadamente 329 millones de lempiras por evasión fiscal debido al comercio ilegal de cigarrillos.

Esta pérdida de recursos afecta la recaudación del Estado y también a la población en general, ya que los recursos que se dejan de percibir debido a la evasión fiscal podrían ser utilizados en la construcción de hospitales, escuelas y obras de infraestructura.

Según la Interpol, los productos ilícitos no solamente afectan negativamente a las empresas legítimas y a los ingresos de los gobiernos, sino que, al no cumplir los requisitos mínimos de calidad, causan problemas de salud y lesiones, e incluso la muerte.

Como ejemplo, cita a las bebidas y los productos alimentarios ilícitos, que pueden contener ingredientes tóxicos, al igual que los cosméticos y otros productos de cuidado personal.

En Honduras se venden más de 20 marcas no reconocidas legalmente o falsificadas, en su mayoría de origen chino o indio, cuyas cajas no tienen advertencias sanitarias y pictogramas que exige el Instituto Hondureño para la Prevención del Alcoholismo, Drogadicción y Farmacodependencia (Ihadfa).

Medicamentos falsificados

El comercio ilícito también incluye a los medicamentos falsificados, destaca la Interpol, afectando a pacientes de todo el mundo, quienes ven peligrar su salud al tomar fármacos falsificados o fármacos genuinos que han sido almacenados inadecuadamente o que han caducado.

La Alianza Transnacional para Combatir el Comercio Ilícito (Tracit, por sus siglas en inglés) advierte de los productos farmacéuticos y productos médicos falsificados y de baja calidad.

Entre estos productos se incluye: mascarillas quirúrgicas, geles hidroalcohólicos, kits de prueba, termómetros, guantes, desinfectantes y monitores de ingeniería para medir la temperatura del cuerpo / cabeza y las opciones de tratamiento exploradas actualmente, como hidroxicloroquina y azitromicina.

A raíz de la pandemia del coronavirus covid-19, ha aumentado la demanda de medicamentos, vacunas, diagnósticos y reactivos, creando una oportunidad para que las personas mal intencionadas distribuyan productos médicos falsificados.

La OMS advierte a los consumidores, profesionales de la salud y autoridades sanitarias sobre el número creciente de productos médicos falsificados que afirman prevenir, detectar, tratar o curar covid-19.

Para detener el contrabando en el país, las autoridades recomiendan a los negocios locales, evitar vender productos falsificados, que son un riesgo para la salud de los hondureños.

La Prensa