25/06/2024
03:59 PM

Futbolista brasileño Brandao condenado a prisión

Por cabecear a Thiago Motta, el jugador estará un mes en la cárcel.

París, Francia.

El futbolista brasileño de Bastia, Brandao, ha sido condenado este jueves 27 de noviembre a un mes de prisión, así como a pagar una multa de 20.000 euros por un cabezazo al jugador italo-brasileño del PSG, Thiago Motta.

El presidente del tribunal correccional de París, Yves Madre, dejó entender sin embargo que el jugador de 34 años podría beneficiarse de una revisión del castigo y no tener que estar en prisión.

Los tres jueces de la 30ª cámara del tribunal fueron más allá de lo requerido por la fiscalía, que había pedido poco antes ocho meses de prisión condicional, con la pena en suspenso, y 15.000 euros de multa contra Brandao.

El presidente del tribunal lamentó la ausencia en la audiencia de Brandao, operado el jueves del muslo derecho, tras una lesión en un entrenamiento, la semana pasada.

Esta ausencia no permitía al tribunal pronunciar una pena alternativa, como trabajos de interés general, precisó Madre.

Sorprendido, el abogado defensor de Brandao, Olivier Martin, estimó que esta decisión estaba 'en la línea de lo que pasa desde el inicio de este dosier: estamos en la desmesura'.

El 16 de agosto, poco después del final del PSG-Bastia, de la segunda jornada de Ligue 1, en el Parque de los Príncipes, Brandao había esperado a Thiago Motta en el pasillo de vestuarios.

En las imágenes de la cámara de seguridad, se ve a Brandao avanzar y dar un cabezazo a Thiago Motta antes de correr hacia su vestuario, causándole una fractura en la nariz.

El delantero brasileño Brandao deberá pagar 20,000 euros y un mes de cárcel por agredir a Motta.

El delantero del Bastia nuevamente se ha metido en un conflicto, esta vez por agredir a un compañero de profesión.

Después, Evaeverson Lemos da Silva Brandao, su verdadero nombre, reconoció los hechos pero negó el carácter premeditado de la agresión.

Acusado de violación.

En 2011, cuando militaba en el Marsella, fue acusado de violación por una joven de 24 años a la que conoció en una discoteca, aunque los tribunales desestimaron la denuncia por las incoherencias en el alegato de la supuesta víctima.

El futbolista, por su parte, admitió haber mantenido relaciones sexuales con la denunciante en su vehículo aquella noche, pero negó que forzara a la joven.

Tras la denuncia, el Olympique de Marsella decidió cederlo al Cruzeiro brasileño y, posteriormente, al Gremio, con el objetivo de alejarle de la presión mediática