Tegucigalpa, Honduras.

Fabricio Brener, el “emblemático” fichaje de Motagua procedente de la Primera División de Grecia, finalmente llegó a Honduras este lunes para ponerse a las órdenes del entrenador Hernán Medina.

Revestido de humildad y sin promesas para alardear sobre su talento, el extremo argentino de 24 años atendió a la prensa deportivo en donde dejó en manifiesto sus objetivos.

Estoy contento, me han hablado mucho bien de Honduras; mi último paso fue por Grecia, así que vengo con mucha ilusión a Motagua”

Sobre su decisión para cambiar el fútbol europeo por la Liga Nacional, dijo que “había jugado 50 partidos en Grecia, pero la verdad un club grande como Motagua uno se ilusiona mucho; ver que juegan copa internacional... la verdad lo vi con buenos ojos”.

Lo cierto es que Brener llega a las águilas a petición del propio timonel sudamericano. “Sí, vengo recomendado por él, lo conozco hace un montón de clubes desde mis inferiores”.

Brener se desempeña mejor como extremo, sin embargo, detalló que también cumple con funciones de volante ofensivo.

En sus primeras palabras dejó en claro que “vengo con humildad, que soy un trabajador. Voy a trabajar para dar lo mejor de mí” y que no le pesará usar el dorsal “10” en Motagua.

“La promesa de goles lo vemos después, soy un extremo, me gusta asistir, pero por supuesto vienen bien los goles. Si la “10” está libre, ojalá, a cualquiera le gusta”, indicó.

La sequía internacional de Motagua al perder las últimas tres finales en Liga de Concacaf es una de las apuestas de Berner para “ayudar a crecer al equipo”, según él “no me presiono, pero me pongo contento y me dan más ganas todavía”.

El futbolista sudamericano viene de militar en el PAS Giannina, su llegada a Motagua es en calidad a préstamo con opción a compra por un año del Club Belgrano de Córdoba (Argentina).