Cómo reducir la ansiedad en Navidad

Prueba estas técnicas de relajación utilizando la respiración para calmar la ansiedad decembrina.

Las fiestas son divertidas pero para muchos también nos generan ansiedad. Familiares que presentan relaciones complicadas, compromisos que no acaban, o hasta la presión por dar regalos y cumplir con expectativas.

Pero, hay formas de poder canalizar esa ansiedad y evitar que se traduzca a ansiedad por comer. Prueba estas 3 técnicas de relajación utilizando tu respiración para calmar tu ansiedad.

EXHALACION LENTA. Imagina inflar lentamente un globo o una fila larga de candelitas de cumpleaños. Exhala despacio y deliberadamente hasta que todo el aire haya salido de tus pulmones. Pausa por un momento o dos.

Luego, conscientemente relájate lo más que puedas, e inhala naturalmente. Repite varias veces. Esto activará tu sistema parasimpático.

RESPIRACIÓN 5 DEDOS. Esta es excelente para niños y adultos como una técnica para autocalmarte. Levanta una mano. Utiliza un dedo de la mano contraria, y lentamente ve trazando el contorno de tu primera mano, yendo hacia arriba y hacia abajo a lo largo de tus dedos.

Cuando vayas hacia arriba, di “Huele la flor.” Cuando vayas hacia abajo, di, “Sopla la vela.” Cuando termines con todos los dedos, habrás hecho esto cinco veces, y probablemente notarás una diferencia fisiológica.

RESPIRACIÓN 5-5-5. Para autocalmarte y prevenir “la respiración pánico” en situaciones difíciles, rompe el ciclo de la respiración en 3 partes (como las 3 partes de un triángulo) que cada una dura 5 segundos. Inhala por 5 segundos.

Mantén el aire dentro por 5 segundos. Exhala por 5 segundos. Repite hasta que te sientas más calmada. Puedes cerrar tus ojos mientras lo haces o repetir un Salmo.

Practica estos primero en un ambiente calmado y controlado, como tu sala o habitación cuando te sientes relajada. Iniciar en una situación fácil puede ayudarte a desarrollar la habilidad de auto-regular tu respuesta al estrés en situaciones más difíciles, como el tráfico hacia el trabajo.

Con mayor práctica, puedes obtener mejor conciencia sobre cómo tu respiración y tus pensamientos afectan tus niveles de estrés, y cómo puedes manejarlos para mejor regular tus respuestas ante el.

Espero que pases felices fiestas y que Dios siempre sea el centro de toda celebración.

No te olvides de seguirme en Instagram como @melissafortin.wellness