17 consejos para regular la ansiedad en el embarazo

Los médicos recomiendan realizar actividades que generen disfrute y distracción.

Buenos Aires, Argentina.

Es claro que estar embarazada es uno de los momentos más esperados por casi todas las mujeres y justamente por tratarse de un momento cargado de significado es que trae una felicidad enorme y junto con ella también llegan, temores, preocupaciones, diferentes emociones y sensación de vulnerabilidad, en proporciones igualmente de enormes.

Es, sin dudas, el mayor momento de transformación por el que una mujer pueda pasar; donde se afrontan cantidad de cambios físicos y psicológicos, que cargan al sistema nervioso de tensión y estrés. Nos afrontamos al miedo a no tener un embarazo seguro, excitación por traer un hijo al mundo, cambios hormonales, temor a lo desconocido, temor al futuro personal, del bebé y la familia, cambio de roles de esposa e hija a madre, esposa e hija. Nos preparamos para un antes y un después en nuestras vidas.

¿Qué ocurre con nuestra ansiedad y angustia en esta etapa? ¿Cómo se hace para manejarla, si aun sin estar embarazada sabemos que estamos sobrepasadas?

Ni pensar si padecemos un desorden de ansiedad previo al embarazo, ¿qué ocurre en esta situación, si sumamos un cambio tan importante? Puntualmente las mujeres que sufren de trastorno de pánico tienen miedo a quedar embarazadas sienten excesiva preocupación porque no creen poder controlar su cuerpo, ni sus emociones, ni su cabeza.

La preocupación por la salud e incluso el característico miedo a la muerte o a volverse loca, sintiendo en definitiva que no puede hacer frente a lo que les pasa, muchas deciden postergar el momento publica el Centro de Estudios del Estrés y la Ansiedad, Hemera.

Algunas recomendaciones para aprender a regular la ansiedad en el embarazo:

1. Conocer que es lo que a cada uno le dispara la ansiedad, las causas. Qué es y cómo funciona la ansiedad, todo lo que se pueda aprender respecto a la ansiedad y los ataques de pánico va a funcionar generando alivio disipando la incertidumbre y contrarrestando ciertas creencias erróneas que se tienen respecto al pánico y la ansiedad.

2. Realizar actividades que generen disfrute y distracción.

3. Buen descanso.

4. Evaluar cuáles son las aéreas de la vida que le generan mayor estrés (la familia, el trabajo, el dinero, la salud, etc.) y generar un plan para atender esas situaciones, estableciendo prioridades en forma realista. Por ejemplo: poniendo los límites necesarios.

5. Saber que se trata de una etapa pasajera.

6. Realizar ejercicio físico.

7. Realizar una alimentación que colabore con la disminución de la ansiedad, (eliminando la cafeína).

8. Realizar ejercicios de relajación, respiración, mindfulness, yoga, etc. Técnicas que le enseñen a mirar con perspectiva, situarse en el aquí y ahora y conectar con su cuerpo.

9. Desarollar o enriquecer los vínculos sociales y familiares.

10. Trabajar sobre una manera de mirar la vida más completa; no solo el vaso medio vacío, ni tampoco el lleno.

11. Aprender a ver que en toda situación hay matices, las cosas no son blancas o negras y por tanto también hay alternativas que hay que estar más relajado para poder verlas.

12. Habituados a imaginar los peores escenarios posibles pero no a pensar realmente que pasaría si sucediesen. Trabajar los “Y que si… (pasara lo que imagino)” para poder pensar la situación amenazante que enuncia mi mente de la manera más completamente posible, llevándola al extremo y viendo que así y todo uno tiene herramientas para afrontar los escenarios más amenazantes.

13. Desarrollar la confianza en uno mismo y en el mundo. Dejar de controlar no tenemos el 100% de la responsabilidad.

14. Recordar que los cambios se logran con pequeños pasos y en el aquí y ahora.

15. Es importante que seamos responsables de la ansiedad que estamos manejando y que sepamos que la ansiedad desregulada afecta al bebé en desarrollo ya que esta es capaz de producir cambios hormonales y físicos.

16. Mantener los controles médicos en tiempo y forma. Saber que se está bien desde la mirada profesional ayuda a estar calmada.

17. Tener en cuenta que esta importante etapa hay que pasarla lo mejor posible para que todo marche bien. Pero si ocurren situaciones inesperadas saber también que el cuerpo está equipado para atravesarlas.