TEMAS DESTACADOS:

San Pedro Sula, Honduras.

“Siempre anheló viajar a los Estados Unidos en busca del sueño americano, yo intenté detenerlo porque sabemos de los riesgos, pero su sueño era construirnos una casa”, relató entre lágrimas Delia Maldonado, madre de Félix Enrique Lara, menor que murió atropellado por una rastra en Guatemala.

La familia Lara Maldonado son personas humildes que residen en la aldea San Antonio de Perú, una comunidad remota en la montaña de El Merendón, dos de los tres hijos de la familia siempre desearon salir del país para ayudar a sus padres; pero fue Félix Enrique Lara Maldonado (de 17 años) quien junto a otros tres amigos salieron este jueves de su aldea para unirse a la caravana rumbo a los Estados Unidos.

Fue ese mismo día, 1 de octubre, que los medios de comunicación de Guatemala filtraron la foto del accidente en el que murió Félix, en la escena se veía a su mejor amigo conocido como René, quien después de llorar sobre el cadáver de quien era como su hermano, continuó su camino a los Estados Unidos y hasta ayer no se sabía nada de su paradero.

LEA: Honduras registra 1,043 inmigrantes de caravana retornados de Guatemala

Se supo que un grupo de jóvenes intentaron subirse a la rastra que iba circulando, pero fue Félix Lara el que se deslizó y cayó bajo las llantas del pesado vehículo.

La noche del sábado, autoridades de Guatemala repatriaron el cuerpo de Félix Enrique Lara y ayer en horas de la mañana, sus padres, hermanos y amigos de la aldea llevaron su féretro al cementerio Jardines de Perú, adonde le dieron el último adiós.

El cadáver de Félix Enrique Lara Maldonado (de 17 años) fue repatriado de Guatemala la noche del sábado.
Félix Lara, padre del fallecido, relató que su hijo era un joven muy trabajador, pero debido a las limitaciones económicas de su familia solo estudió hasta el tercer grado, después se sumó a los trabajos de la agricultura y limpieza de solares.

“Como padre y frente a la tumba de mi hijo les digo a los otros jóvenes que no hagan ese viaje, nosotros tratamos de impedirlo, pero él siempre buscó un mejor futuro porque soñaba con hacer una casa digna, pero ahora lo tenemos muerto”, relató el angustiado padre.

Parientes y amigos llevaron el cuerpo a su aldea natal San Antonio de Perú.
En el cementerio estaba un joven conocido como el Chino, quien fue uno de los cuatro jóvenes que salieron de la aldea en busca de un mejor futuro; pero junto con otro joven de esa misma comunidad fueron retornados al país por las autoridades de Guatemala.