Matan a transportista y a cafetalero en Francisco Morazán

Las autoridades policiales indagan si el doble crimen fue para robarle dinero o por otras causas Familiares y amigos lamentan las muertes del también cafetalero y su trabajador

En la Cuesta de Agapito fueron acribillados el transportista y su ayudante.
En la Cuesta de Agapito fueron acribillados el transportista y su ayudante. /

Tegucigalpa, Honduras

Un transportista y cafetalero fue asesinado ayer a la 12:45 pm junto a su ayudante.
El doble crimen fue en el sector conocido como Cuesta de Agapito, de la comunidad de La Cañada, carretera que conduce al municipio de Cedros, Francisco Morazán.

Los muertos fueron identificados como Wilmer Randolfo Lambur Zúniga (de 49 años), a quien sus amigos cariñosamente le decían el Pelón, originario de El Porvenir, y Carlos Arnulfo Benítez Valle (de 46), originario de Cedros, Francisco Morazán.

Lambur Zúniga era propietario de tres unidades de transporte que cubren la ruta de Tegucigalpa a la comunidad de La Laguna, Cedros. Mientras que Benítez Valle era ayudante de las unidades de transporte.

Las víctimas se transportaban desde Tegucigalpa a Cedros en un vehículo pick up, cabina y media, color rojo, placas PDY-6106 y cuando circulaban por una curva de la Cuesta de Agapito, personas les dispararon con armas automáticas y les quitaron la vida al instante y luego huyeron.

Dos muertos.55(800x600)
Foto en vida de Carlos Arnulfo Benítez Valle y Wilmer Randolfo Lambur Zúniga.

El automotor quedó en la orilla de la carretera y el empresario del transporte estaba en el asiento ya que iba conduciendo.

El ayudante pretendió escapar de los criminales, por lo que abrió la puerta del automotor, pero fue alcanzado por las balas y quedó tirado boca abajo cerca del vehículo en el que se transportaban.

Las personas que llegaron al lugar comentaron que Lambur Zúniga era una persona muy trabajadora y que aparte de ser transportista era cafetalero, por lo que daba empleo a muchas personas.

“En la mañana se fue en uno de los buses y decidió regresarse en su pick up junto con el ayudante, pues traían una fuerte cantidad de dinero y suponemos que lo mataron al asaltarlo”, dijo uno de los familiares.

“Estamos consternados porque se trata de un hombre emprendedor, es algo que no podemos creer”, dijo uno de sus amigos que prefirió el anonimato.

Los criminales no se llevaron el dinero porque lo tenían en una caja, por lo que otros familiares lo sacaron del vehículo.

Personal de Medicina Forense llegó a reconocer y hacer el levantamiento de los dos cuerpos para la respectiva autopsia.

Al menos 13 homicidios cada día se reportan en Honduras, según datos del Observatorio de la Violencia de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras.

La Prensa