Crecimiento de población no es acorde a generación de empleo y desarrollo

Según experto, urge potenciar la agricultura en el interior para evitar la migración a San Pedro Sula.

La ciudad se ha convertido en un imán para personas de otros municipios que buscan trabajo.
La ciudad se ha convertido en un imán para personas de otros municipios que buscan trabajo.

San Pedro Sula, Honduras.

En San Pedro Sula habita más de un millón de personas, de las cuales solo el 20% en edad laboral tienen empleo y el 8% vive en bordos a orillas de los ríos, por lo que es necesario generar políticas que propicien equilibrio entre el crecimiento poblacional y las oportunidades.

Naciones Unidas decretó el 11 de julio como Día Mundial de la Población con el objetivo de hacer un llamado sobre los problemas de población en el mundo y la urgencia de encontrar soluciones.

César Augusto Cárcamo, gerente de la Comisión de Acción Social Menonita (CASM) para el valle de Sula, estima que para 2022 la población de Honduras será de 10 millones y enfatizó que los registros del Instituto Nacional de Estadística (INE) no son muy confiables (estos tienen una proyección a 2018 y una última actualización de censo en 2013).

LEA: Honduras ya tiene más de 8.5 millones de habitantes

El experto enfatizó que 10 millones de personas para la extensión territorial de Honduras no es una gran cantidad; sin embargo, los Gobiernos han carecido de políticas encaminadas al desarrollo social de la población.

Sin oportunidades

San Pedro Sula como corazón de la industria de Honduras ha atraído a las poblaciones del área rural en busca de trabajo en las últimas décadas; sin embargo, estos no encuentran oportunidades laborales y tampoco tienen las competencias para las áreas disponibles.
En ese sentido, a falta de programas sociales municipales, generación de empleo y reorientación de los programas educativos en los colegios, se han acrecentado la inseguridad y los anillos de pobreza en los bordos de los ríos, según el experto.

“En San Pedro Sula vive al menos un millón de personas. En los bordos hay unas 17,000 mil familias con un promedio de 4.5 integrantes que suman 80,000 personas, es decir, al menos el 8% de la población de la ciudad. No se están generando las oportunidades. No hay estrategias de desarrollo que permitan a un nuevo ser humano, al crecer tener condiciones normales y hacer bien a la ciudad y al país. Del 100% en edad laborable solo el 20% tienen empleo y el 80% restante sobrevive en el sector informal y de remesas”.

Israel Rubí, arquitecto y docente, dijo que la población que viene a la ciudad no tiene las herramientas básicas que se necesitan. Ellos han trabajado en agricultura, creo que el Gobierno debe invertir en el campo. Se debe fortalecer a nivel macro para que sea la fuente primaria. En todos los países desarrollados la agricultura es la actividad primaria de la economía”, argumentó.

Isbela Orellana, máster en Tecnología Educativa y Socióloga, dijo que entre 1950 y 2000 la ciudad creció 14 veces en población pero este crecimiento no ha estado en concordancia con la planificación urbana.

“La falta de oportunidades laborales y educativas para los niños y jóvenes no contribuyen a que haya una mano de obra calificada. A estas alturas hay zonas en San Pedro Sula que carecen del servicio de agua potable. Como no se han dado proyectos de desarrollo integral la población que ha estado migrando a la ciudad se ha quedado viviendo en los bordos y siempre están expuestos a las crecidas por fenómenos naturales, y no solo los bordos, sino la Rivera Hernández y Chamelecón”, dijo.

La Prensa