Tarta de ricota con dulce de leche  

Es una tarta deliciosa, ya que el queso ricota es muy suave y aporta una textura increíble. Además, se prepara con poca cantidad de azúcar porque el dulzor lo da el dulce de leche. El rellenos es muy cremoso y contrasta a la perfección con la base crujiente, similar a la masa quebrada.

SAN PEDRO SULA.

Ingredientes:
-200 gramos de harina de trigo común
-50 gramos de azúcar blanco o moreno
-75 gramos de mantequilla (⅓ taza)
-1 huevo
-1 cucharada postre de esencia de vainilla
-1 limón (ralladura)

Para el relleno:
-250 gramos de queso ricota
-75 gramos de azúcar blanco o moreno
-10 gramos de mantequilla
-1 cucharada postre de esencia de vainilla
-1 bote de dulce de leche (cantidad necesaria)
-1 huevo

Preparación:
1.-Empieza preparando la masa para la base. Así, en un bol mezcla el azúcar con la harina, la mantequilla a temperatura ambiente, la esencia de vainilla y un huevo. Con ayuda de una espátula o con tus propias manos, mezcla hasta que quede como una arenilla, entonces añade la leche e intégrala sin amasar mucho.
2.-Forma una bola, envuélvela en papel film y resérvala en la nevera unos 30 minutos.
3.-Pasado el tiempo, coloca la bola sobre papel de horno y, encima, la misma lámina de papel film que has usado par envolverla y estírala con un rodillo.
4.-Retira el papel film, forra el molde con la masa, incluidas las paredes, y déjala en la nevera mientras preparas el relleno de la tarta de ricota y dulce de leche. Precalienta el horno a 150 ºC.
5.-En otro bol pon el queso, la vainilla, el huevo, la ralladura de limón y la mantequilla. Mezcla todo bien hasta que quede una masa lisa.
6.-Saca el molde con la masa, cubre el fondo con dulce de leche a tu gusto, aunque te recomendamos añadir una capa generosa para notar bien su sabor. Aprovecha y prepara dulce de leche casero.
7.-Encima del dulce de leche distribuye toda la crema de queso batida y hornea la tarta de ricota y dulce de leche durante unos 50 minutos a 150 ºC o hasta que esté hecha. Pincha con un palillo la crema, si sale seco retira la tarta. Si no está lista, pero notas que se está dorando mucho, cúbrela con papel de aluminio por encima y déjala unos minutos más.
8.-Saca la tarta del horno, deja que se enfríe y resérvala en la nevera un mínimo de 3-4 horas, o mejor de un día para otro.
9.-Al momento de servir la tarta de ricota y dulce de leche, te recomendamos espolvorear azúcar glas o coco rallado. Queda deliciosa, cremosa por fuera y crujiente por fuera.

La Prensa