01/12/2022
09:02 AM

Más noticias

¿Y usted a quién va a becar ?

Excluyendo de la lista a los empleados de la Secretaría de Educación, Salud Pública, Defensa y de Seguridad, porque son esenciales, se trata de al menos 91,336 burócratas que representan el 43.6% de la administración pública sin tener una plaza permanente, que buscan mantener sus puestos de trabajo si continúa gobernando el Partido Nacional.

La administración pública está entre los rubros que más generan empleo, constituyéndose como uno de los principales problemas para la economía y finanzas del Estado; primero porque es uno de los factores que nos vuelven político dependientes y segundo, porque es también un factor que ha llevado a casi todos los aspirantes a alcaldes, diputados y presidentes a ver estos cargos como una oportunidad única de trabajo altamente remunerado.

El punto acá es que los hondureños elegiremos en noviembre a un presidente, tres vicepresidentes, 298 alcaldes municipales, 128 diputados al Congreso Nacional, más sus suplentes y 20 al Parlamento Centroamericano; pero de ellos, la gran mayoría nunca ha tenido a su cargo la dirección de más de 100 empleados, lo que constituye un total desconocimiento de la administración de recurso humano, y más complejo aún, si se trata de 209,703 personas en el sector público que necesitan dirección eficiente, transparente y honesta.

Según datos del Sistema de Registro de Empleados Públicos, Sirep, y de la Secretaría de Finanzas, Sefin, las cifras de empleados públicos varían cada 30 días y para el segundo semestre de este 2021 se espera un incremento de contrataciones por ser un año electoral.

En uno de los últimos informes del Sistema de Registro de Empleados Públicos, la Secretaría de Educación Pública es la mayor empleadora con 56,454 plazas, que incluye a los docentes.

La segunda dependencia estatal, con más empleados es la Secretaría de Defensa con 27,461 plazas, se le suma acá la Secretaría de Seguridad que ocupa el tercer lugar con 19,651 personas empleadas.

Por su parte, la Secretaría de Salud cuenta con 14,801 plazas, siendo estas cuatro instituciones públicas las que suman a 118,367 personas, que porcentualmente se traduce al 56.4% del total de servidores públicos registrados por el Sirep al mes de julio de este año.

Entre tantas interrogantes resalta esta: ¿podrá un Gobierno funcionar con 45,668 empleados no esenciales del año 2022 en adelante?, el 50% menos en la administración pública, ¡bueno!, en realidad, es una utopía.

Para estas elecciones generales cualquier candidato que gane la presidencia de Honduras lo hará con poco respaldo en las urnas, por el desencanto de la mayoría de la gente con los políticos, que no han podido mejorar las condiciones de vida en el país 40 años después del retorno a la democracia.

Pero acá uno de los elementos que mantiene a los hondureños permanentemente debatiendo sobre quién sí y quién no merece nuestro voto, y es que nos sigue jugando en contra lo sentimental para cualquier decisión que tomamos en nuestras vidas: “voy con él porque es una buena persona”, y es en base a ese criterio que la mayoría de los electores decide a quién becará, en este caso, este 28 de noviembre para las plazas que otorga el Estado cada cuatro años.

Para muchos políticos el pedido de un voto en contra de la corrupción, con mayor énfasis y frecuencia en los últimos meses por parte del Cardenal Óscar Andrés Rodríguez Maradiaga, no estaría teniendo el efecto esperado, pero desde mi perspectiva y partiendo que cada ministro religioso, sacerdotes, obispos y todo aquél encargado de dirigir una misa, sí estaría logrando hacer conciencia en la población, porque están entregando el mismo mensaje a la feligresía dominical por todo el país.

Pero el problema radica en que a diferencia de las ciudades donde los aspirantes y al final ganadores de la contienda, sí cumplen con sus promesas de campaña, pero a sus activistas políticos con el retorno de chambas después de penar juntos en la llanura, en el interior del país la mayoría sigue viendo a quien compró su voto por 500 lempiras como la última maravilla del Mundo.

Este 28 de noviembre nuevamente tenemos la valiosa oportunidad de decidir por una Honduras rebosante de trabajo, mejores condiciones de vida para todos o, en definitiva, todos decidiendo por cuidar la chamba del pariente que vive en el planeta de los 118,367 empleados gubernamentales y un poco más.