“El hombre que hace que las cosas difíciles parezcan fáciles, es el educador”: Ralph Waldo Emerson. Los maestros producen impactos en la vida de los estudiantes, los cuales pueden llevarlos en la inspiración para alcanzar un desarrollo integral; maestros que nos apoyaron y ayudaron en el progreso educativo y siempre podemos resaltarlo en ellos; la dedicación, recuerdo al maestro de cirugía en la facultad de Odontología; llegar temprano y salir hasta que el último estudiante terminaba su compromiso.

La creatividad, esas clases no rutinarias ni mecánicas sino con algo nuevo, dinámico y original; la responsabilidad con una expectativa y exigencia a los alumnos; la compasión y el poder ser comprensivo y saber que los estudiantes fuera del aula de clase tienen sus problemas, la cooperación; la educación es un campo en continua evolución lo cual exige que se renueve diariamente. Agradecemos y felicitamos a todos los maestros que aman la docencia con una vitalidad y sentido de humor e ingenio para comunicar cada vez que ustedes logran que el alumno se emocione con el aprender y despierte la pasión y creatividad. Es nuestro anhelo que cada maestro pueda adquirir nuevas herramientas, superarse a sí mismo, tener una actitud positiva y formación continua, ya que las competencias en una sociedad cambiante no solo son enseñar, explicar y examinar, es ayudar a “aprender a aprender”, que cada alumno tenga un proceso activo interdisciplinario de la información; observando y reflexionando, compartiendo las experiencias de aprendizaje con una discusión reflexiva y fomentando la empatía del grupo, desarrolla actitudes positivas, y la curiosidad intelectual que logre activar la capacidad en su autoimagen, modelando los valores.

“Toda la escritura es inspirada por Dios y es útil para enseñarnos lo que es verdad y para hacernos ver lo que está mal en nuestra vida. Nos corrige cuando estamos equivocados y nos enseña a hacer lo correcto”, 2 Timoteo 3:16 NTV.

¡Felicidades, maestros!