De nuevo al Zoom

De los 12 meses del año, enero es el más largo, tedioso y grosero, debido a que es el primero de un año 2021 que comienza lleno de esperanzas, pero recargado de todo lo que dejó la pandemia del covid-19 y las inundaciones.

El pueblo hondureño viene saliendo de los peores nueve meses del año pasado donde la crisis de la salud, educación y economía se encuentra en estado de convalecencia producto de las consecuencias del peor año de las últimas décadas.

Un sistema de salud endémico colapsado históricamente donde el coronavirus vino a desnudar y denunciar todas estas deficiencias con el descontrol desmedido de la pandemia que ha cobrado más de 3,000 muertes, la mayoría por la negligencia en los hospitales públicos y los móviles que aún siguen siendo una incógnita sin contestar.

La educación en Honduras especialmente a nivel primario y colegial han y siguen ocupando los últimos lugares de excelencia académica incluso a nivel centroamericano. Mal contados unos 700,000 estudiantes de nivel escolar y colegial no lograron estudiar virtualmente por diversos factores, falta de tecnología, señal de internet o desconocimiento del uso digital.

A nivel de educación superior, se lograron los mejores resultados tanto a nivel público como privado. Pero aún así, la máxima casa de estudios del país, la Universidad Nacional Autónoma de Honduras, con una matrícula de 90,000 estudiantes a nivel nacional, el año pasado 2020 quedó un promedio de 20,000 alumnos fuera del año académico por diversos problemas propiciados por la pandemia de coronavirus.

Entendemos que este año los tres niveles educativos continúan de manera virtual y hasta el momento no hay una alternativa para resolver esta problemática de la educación. Los privilegiados de la educación de nuevo al Zoom en un país llamado Honduras.