Washington, Estados Unidos.

Todavía falta mucho para diciembre, pero Santa Claus ya está activo en el Polo Norte. Se trata de un peculiar candidato independiente de larga barba blanca que compite con la polémica Sarah Palin para representar a los ciudadanos de Alaska en el Congreso de EE.UU.

Aunque nació en 1975 como Tom O’Connor, este clérigo adoptó oficialmente el nombre de Santa Claus en 2004 como parte de un proyecto personal para ayudar a los niños más desfavorecidos.

Puede leer: La ONU urge a reducir los combustibles fósiles mientras empeora el cambio climático

Todo comenzó un día en el que este hombre de larga barba y mejillas redondas estaba rezando en la nieve y meditando sobre cómo ayudar a los menores en estado de marginalidad, cuando alguien le gritó desde un coche: “¡Santa, te amo!”.

“Fue una buen respuesta a la oración, así que me lo tomé en serio y pasé todo el proceso legal para cambiar mi nombre”, cuenta Santa risueño a Efe, durante una videollamada con un fondo virtual de un salón decorado con un árbol de Navidad.

Para mejorar las condiciones de la infancia ha hecho de todo, desde disfrazarse del afable anciano que reparte regalos en Navidad, hasta recorrer el país para reunirse con autoridades e implicarse de pleno en la política.

También: Casa en barrio de Tijuana fue fachada para un narcotúnel entre México y EEUU

De hecho, desde hace algunos años es alcalde, curiosamente, de Polo Norte, una localidad de 2.200 habitantes de Alaska que, a pesar de su nombre, está algo lejos del polo norte geográfico.

Ahora Santa quiere dar un paso más allá y ser el congresista por Alaska, en sustitución del republicano Don Young, fallecido a los 88 años tras casi cinco décadas ocupando el escaño.

Pero Santa no pretende eternizarse en el cargo. Si gana los comicios extraordinarios de agosto solo permanecerá en su escaño hasta noviembre, cuando se renovará el Congreso con motivo de las elecciones de medio mandato, a las que descarta presentarse.

Además: Abbott acuerda reactivar fábrica de leche en polvo para bebés en para paliar la escasez en EEUU

“Creo que quien esté en el cargo debe trabajar para Alaska y para su gente, en lugar de distraerse por recaudar fondos y hacer campaña para los siguientes comicios”, justifica.

Precisamente, Santa no acepta financiación de partidos ni de organizaciones, y solo ha puesto 400 dólares de su propio bolsillo para hacer campaña en redes sociales.