Hondureño y su hijo no pudieron pagar rescate y los abandonaron en México

"John", un hondureño de 38 años que dejó su país junto con su hijo de 12 años, a quien las maras lo querían reclutar.

La vía es el paso preferido de paisanos y compradores de estados vecinos, principalmente de Nuevo León, para internarse a México por el Bulevard Colosio y luego tomar la carretera a Monterrey. Agencia Reforma
La vía es el paso preferido de paisanos y compradores de estados vecinos, principalmente de Nuevo León, para internarse a México por el Bulevard Colosio y luego tomar la carretera a Monterrey. Agencia Reforma

Tamaulipas, México

Los migrantes en México son vulnerables al crimen en su paso por México.

"John", un hondureño de 38 años que dejó su país junto con su hijo de 12 años, a quien las maras lo querían reclutar.

Lograron cruzar a Estados Unidos, pero fueron atrapados por la Patrulla Fronteriza, que los llevó a un centro de detención, donde padre e hijo fueron separados.

Luego de su audiencia ante un juez, fueron devueltos a Nuevo Laredo. Ahí, personal del Instituto Nacional de Migración les aconsejó ir a Monterrey, Nuevo León, o a Tapachula, Chiapas, para esperar su procedimiento.

Antes de tomar el autobús en Nuevo Laredo fueron obligados a subirse a un automóvil y quedaron privados de su libertad; sin embargo, al no poder pagar el rescate los abandonaron con amenaza de muerte.

"Presentan sufrimiento, miedo, ansiedad, ataques de pánico", indica Médicos Sin Fronteras.

Migrantes en México.17(800x600)
La organización Human Rights First documentó numerosos casos de secuestros. Agencia Reforma

Fueron secuestradas

Algo similar le pasó a "Paula", de 32 años, dejó Ecuador junto con su hija de 4 años, debido a golpes y amenazas de su esposo, un proxeneta y traficante de drogas, según contó a especialistas mentales de Médicos Sin Fronteras en Nuevo Laredo, Tamaulipas.

En la frontera norte de México contactó a un "coyote", pero ella y su hija fueron secuestradas y llevadas a una casa de seguridad entre Reynosa y Nuevo Laredo.

En la consulta mental, "Paula" indicó que estuvieron en cautiverio 20 días, hasta que pagó una suma exigida. El "coyote" las liberó del lado estadounidense, pero fueron capturadas por la Patrulla Fronteriza y presentadas ante un juez, donde la menor testificó sin la compañía de su madre.

Posteriormente fueron devueltas a Nuevo Laredo, Tamaulipas, cerca de la casa donde estuvieron secuestradas y de nueva cuenta fueron plagiadas.

"Ella y su hija están realmente afectadas. Tienen miedo, pesadillas, ansiedad e incertidumbre sobre su situación y su futuro", indica el especialista que las atendió.

Casos de secuestros

La organización Human Rights First documentó, entre numerosos casos de secuestros, el caso de "Gisela", una hondureña que a sus 28 años solicitó asilo en Estados Unidos, pero fue devuelta de El Paso, Texas, a Ciudad Juárez, Chihuahua, a esperar su proceso.

"Un traficante la secuestró cuando salía de una oficina de migración mexicana", indica el informe.

"Fue violada y forzada a la esclavitud sexual durante tres meses y escapó solo cuando uno de sus captores se ofreció a ayudarla a irse a cambio de sexo".

La Prensa