Más noticias

Melania Trump sale en defensa de su esposo infiel

La primera dama rompe el silencio y se une a Donald Trump en los ataques a la prensa "deshonesta".

Melania y Trump posaron sonrientes ante la prensa el pasado miércoles./Foto: AFP.
Melania y Trump posaron sonrientes ante la prensa el pasado miércoles./Foto: AFP.

Washington, Estados Unidos.

Han sido días difíciles para Melania Trump en la Casa Blanca.

Tras varios meses de polémicas por las acusaciones contra el presidente estadounidense, Donald Trump, de haber pagado a dos de sus ex amantes para acallarlas durante la campaña electoral, Melania salió en defensa de su esposo.

Luego de que Trump fuese incriminado en delitos electores por su abogado personal, Michael Cohen, quien confesó haber pagado a la actriz de cine para adultos, Stormy Daniels y a la ex modelo de Playboy, Karen McDougal, quienes alegan haber tenido aventuras amorosas con el magnate cuando este ya estaba casado con Melania, la primera dama envió un correo a los votantes republicanos para aclarar su posición.

"Desde el momento que Donald puso su mano en la Biblia y prometió servir a Estados Unidos como su presidente, ha trabajado sin parar para cumplir sus promesas", escribió la primera dama en el correo que insta a los votantes a donar para la lejana campaña de reelección del magnate.

"Los demócratas y los medios de comunicación de la oposición están haciendo todo lo posible para desacreditar a Donald con falsas acusaciones, difundiendo sus noticias falsas y haciendo que parezca que no tiene el apoyo de los votantes de Estados Unidos", agregó Melania.

Vea: Los tacones de Melania Trump vuelven a causar polémica en la Casa Blanca

Así, Melania se unió a Trump en la guerra contra la prensa, a quien el mandatario estadounidense considera "el enemigo del pueblo".

La ex modelo y el magnate se han mostrado más unidos tras los escándalos, y han multiplicado sus apariciones en público luego de que la exasesora de la Casa Blanca, Omarosa Manigault, afirmara que Trump amenazó a Melania con deportarla a Eslovenia si ella se atrevía a pedirle el divorcio.

Las declaraciones de Omarosa enfurecieron al magnate que llegó a tildarla de "perra" y "desquiciada" en Twitter.