Más noticias

Nicaragua pide la renuncia de Daniel Ortega

La ola de protestas comenzaron el 18 de abril por las reformas al sistema de pensiones; el día 22, Ortega revocó la medida

Los nicaragüenses se manifestaron en los alrededores de la Catedral Metropolitana de Managua. afp
Los nicaragüenses se manifestaron en los alrededores de la Catedral Metropolitana de Managua. afp

Managua, Nicaragua

“Ríos de personas” desde diferentes partes del país recorrieron “por amor” Managua para pedir una vez más al Gobierno de Daniel Ortega, paz, justicia y dimitir de su cargo junto con su esposa, la vicepresidenta, Rosario Murillo.

Desde las 2:00 pm, las calles de la calurosa Managua se empezaron a colorear de blanco y azul, y de los tonos de la bandera de la Iglesia católica, el amarillo y blanco. Rosarios, biblias, imágenes de religiosas y los carteles ya tradicionales en los últimos días de “Que se vayan”, “Renuncien Ya” o “Justicia”, fueron los que protagonizaron la romería que alcanzaba varios kilómetros desde diferentes avenidas.

Asimismo, los ciudadanos caminaban, en su mayoría, con camisetas blancas y fotografías de las diferentes víctimas de los enfrentamientos violentos de la semana pasada.

La peregrinación, que contó con el protagonismo de diversos representantes de la Conferencia Episcopal, la empresa privada y los estudiantes, también fue acompañada por no creyentes en religiones, los que no desean ver al sandinista Ortega en el poder y otros para pedir justicia.

“Nos movilizamos para venir a marchar por la paz, porque no estamos de acuerdo con un dialogo que va a hacer el presidente. Lo que queremos es que se vaya. No queremos más dictadura, más robos, más gente muerta, más violencia”, dijo Sergio Álvarez.

Nicaragua vive pendiente del comienzo del diálogo que en próximas fechas, aún sin especificar, protagonizarán el Gobierno y el Consejo Superior de la Empresa Privada (Cosep), con la Conferencia Episcopal (CEN) como mediadora.

Sin embargo, hay quienes aducen que no se puede ir a un dialogo mientras no se incluyan a todos los sectores de la sociedad, entre ellos, ambientalistas, universitarios, feministas, entre otros, sin además, antes de todo, enjuiciar a quienes asesinaron a los estudiantes en días pasados.