Diputada quiere "sacar a Dios" de sesiones del Congreso

La legisladora chilena, Camila Vallejo, ha generado revuelo con sus declaraciones. Dijo "esto no es contra Dios, si es que existe".

La diputada comunista, Camila Vallejo, ha despertado la indignación de los sectores católicos y cristianos.
La diputada comunista, Camila Vallejo, ha despertado la indignación de los sectores católicos y cristianos.

Santiago de Chile.

"En el nombre de Dios y la Patria"... la diputada comunista Camila Vallejo presentó un proyecto para modificar el saludo religioso con el que arrancan las sesiones en el Congreso chileno y cambiarlo por uno laico.

La modificación "no busca atacar a ninguna religión en especial, por el contrario busca contribuir al respeto al Estado laico, separado de la Iglesia, donde se traten de la misma forma todas las creencias", explicó Vallejo en su propuesta de modificación del reglamento interno de la Cámara de Diputados.

Algunos representantes de los partidos de derecha ya han hecho saber que se oponen a tal modificación.

En reemplazo de la afirmación "En el nombre de Dios y de la Patria, se abre la sesión", la diputada comunista propone "En representación del pueblo de Chile, se abre la sesión".

La modificación se ampara en la separación de la Iglesia y el Estado chileno consagrado desde la Constitución de 1925, según se explica en el texto.

La exlíder estudiantil dice que se debe hablar solo en nombre del pueblo y que no se les obligue a hablar en nombre de Dios cuando presentan sus propuestas porque muchos legisladores lo hacen pensando en sus electores y representados.

"No es contra Dios, si es que existe, no es contra los que creen en Dios sino entendiendo que hay una diversidad de creencias religiosas", dijo la exlíder estudiantil.

Representantes de iglesias consideran fuera de lugar la propuesta de la joven diputada. 

"El fundamento central del proyecto es reafirmar que el Estado de Chile es laico y, consecuentemente, el Poder Legislativo no invoque su representación a una divinidad", se explica en la iniciativa.

El proyecto pretende también iniciar "un debate de fondo sobre los alcances y la profundidad del aseguramiento de la libertad de conciencia en todos los ámbitos donde la acción estatal esté presente".

Líder de las masivas protestas estudiantiles en Chile en 2011, Camila Vallejo ganó un cupo en el Congreso chileno en las elecciones de 2013 en representación del Partido Comunista, que integra la coalición oficialista junto a socialistas, demócrata cristianos y radicales.

Al ingresar al Congreso -junto a otros cinco exdirigentes estudiantiles que arrasaron en esa elección en marzo de 2014-, prometió "abrir el parlamento al mundo social".