Más noticias

El Lepaera de la Liga de Ascenso, “el equipo del Presidente”

Los cafeteros, uno de los orgullos de Lempira, buscan subir a la Liga Nacional. Dirigidos por Memo Bernárdez son líderes invictos en la zona noroccidental.

La plantilla completa del Lepaera FC posó para Diario La Prensa. Sueña a lo grande con llegar a la Liga Nacional.

Lepaera, Lempira, Honduras.

De una idea de 35 socios, amantes del fútbol, Lepaera FC pasó a ser un invitado de la Liga de Ascenso de Honduras y luego a compartir el liderato (invicto) del grupo B en la zona noroccidental, todo en cuestión de un año.

Su fundación se debe a algunos pobladores que tuvieron la iniciativa de fomentar el turismo en el lugar. “Teníamos el estigma de que éramos matones y pistoleros. Celebraban la feria, por ejemplo, solo con gente de Lepaera porque nadie venía por temor. El objetivo de crear el equipo fue promover al municipio y ubicarlo en el mapa”, comentó el directivo Wilman Hernández.

El novel club, fundado en 2013, está dando mucho de que hablar. Por esa razón recorrimos 193 kilómetros para conocer cuál ha sido hasta ahora la fórmula de su éxito. Y podemos decir que la encontramos: “Organización”.

Sus condiciones contrastan con las de otros equipos, incluso más tradicionales. Acá no hay salarios atrasados ni huelgas. Los jugadores están al día, se entrenan con abundantes balones (60, Mitre o Adidas), cuentan con una cómoda sede y reciben cuidados médicos. Además, y no menos importante, gozan del cariño de los habitantes de Lepaera.

No todo ha sido de la noche a la mañana. El equipo que dirige Guillermo Bernárdez fue diseñado prácticamente desde los cimientos por otro técnico hondureño: Emilio Umanzor. Él fue un profesor para todos, no solo en la parte futbolística, sino al enseñarles a los directivos a ejercer su función.

La varita mágica de Umanzor funcionó porque en su primer torneo el club fue protagonista (cayó en semifinales contra A. Choloma). Tenía entonces jugadores de la talla de Reinieri Mayorquín. Las cosas cambiaron un poco en el Clausura, en el que el conjunto no pudo entrar a la octogonal y Umanzor decidió que era hora de irse. Memo Bernárdez, su sustituto, no ha tardado en imprimirle su sello. Sus registros: 14 puntos en 6 fechas, invictos y sólidos en casa.

El estadio Juan Orlando Hernández, al que los rivales definen como una caldera y su directiva como una cancha “no hostil”, se impone como el primer anfitrión del municipio.

Este recinto de grama natural y con una capacidad para mil personas, se encuentra en buenas condiciones, aunque está en proceso de reestructuración: planean ampliar su aforo con una gradería para tres mil aficionados.

La construcción del inmueble se debe en gran parte al Congreso Nacional y su remodelación provendrá del presupuesto aprobado para la tasa de seguridad por el mandatario. Sí, señores: este es el equipo del presidente de la República. “Nos ha apoyado grandemente”, explicó Wilman.

Lepaera se erige como patrimonio de Lempira y orgullo de occidente. Sus vecinos (Deportes Savio, Olimpia Occidental y Graciano) lo respetan. Contra este último protagoniza un intenso clásico al que califican como el Real Madrid-Barcelona del municipio. Cuestión de orgullo, pero este equipo no quiere alargar su estadía en segunda división: la Liga Nacional es su única obsesión.

El equipo disputa sus partidos como local a las 6:00 pm. Este sábado se mide con Olimpia Occidental en el cierre de la vuelta.