Más noticias

Periodistas del norte de Honduras protestan tras agresión a camarógrafo

La presidenta noroccidental del Colegio de Periodistas de Honduras exigió a las autoridades policiales un informe sobre los hechos donde militares y policias golpearon al camarógrafo.

Los comunicadores caminaron desde el parque central hasta la primera estación de la Policia Nacional.

San Pedro Sula, Honduras.

El gremio periodístico en la zona norte de Honduras realiza una protesta en el centro de la ciudad de San Pedro Sula condenando el uso excesivo de la fuerza de los agentes policiales contra un camarógrafo, quien resultó con heridas en su rostro mientras daba cobertura a una manifestación.

El camarógrafo Juan Carlos Castillo daba cobertura a una protesta en las instalaciones de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras en el Valle de Sula, Unah-vs, cuando los policías antimotines llegaron y uno de ellos lo golpeó con el metal de una bomba de gas lacrimógeno.

Los comunicadores iniciaron su marcha pacífica desde el parque central de esta ciudad hasta las instalaciones de la primera estación de la Policía Nacional. Con pancartas exigieron un alto a la represión policial hacia los periodistas.

"A todos los sectores les pedimos respeto al libertad de expresión y a nuestro trabajo", expresó la presidenta noroccidental del Colegio de Periodistas de Honduras (CPH), Lisseth García.

Además, demandó a las autoridades un informe inmediato sobre los responsables de la agresión al camarógrafo.

"Todos sabemos que hay material en video que está en redes sociales sobre la agresión al compañero (Juan Carlos Castillo) suficiente para que quede en evidencia cómo fue la situación y se informe cómo actuarán las autoridades", señaló.

Investigación

El vocero de la Policía Nacional, Jaír Meza, aseguró que las acciones ocurridas hacia el camarógrafo agredido "son inusuales" y por lo tanto "se investigará el contexto de lo ocurrido" para tomar decisiones correspondientes y deducir responsabilidades.

Meza reiteró que las fuerzas policiales no permitirán actos vandálicos que atenten contra la seguridad de los hondureños, pero también tienen reglamento estipulado sobre el uso de la fuerza.

Según el relato del agredido, los elementos policiales sin mediar palabra intentaron quitarle la cámara de video cuando hacía tomas de los enfrentamientos con los protestantes de Unah-vs.

Al resistirse, tres de los policías lo patearon, tomaron del cuello y golpearon su rostro con un metal.