Más noticias

Pavor en el casco histórico de Tegucigalpa por voraz incendio

El fuego comenzó en el Hotel Caxa Real y se propagó a cinco negocios. El histórico negocio La Casa del Ingeniero quedó reducido a cenizas.

VER MÁS FOTOS
Los bomberos tuvieron una titánica labor para evitar que las llamas se propagaran a los negocios cercanos.

Tegucigalpa, Honduras.

El caos se apoderó anoche del centro de la capital cuando un incendio arrasó con varios negocios. Los huéspedes de un hotel, trabajadores y los transeúntes de la zona estuvieron en riesgo.

A eso de las 7:00 pm comenzó un voraz incendio en el hotel Caxa Real que se propagó en solo unos minutos a seis o siete negocios del sector.

Entre estos había comedores y tiendas comerciales. El hotel se ubica en el barrio El Centro, entre la avenida Cristóbal Colón y la calle Salvador Mendieta, contiguo a la histórica tienda La Casa del Ingeniero, la que fue consumida por las llamas.

Los huéspedes se habían replegado en pisos superiores, pero rápido fueron auxiliados.

ML incendio2(1024x768)
Más de una hora estuvieron batallando con el fuego.

Los curiosos buscaban observar de cerca lo que las llamas consumían, el tráfico se formó de inmediato en las calles aledañas, al tiempo que delincuentes saqueaban algunos negocios. La zona quedaba en tinieblas, iluminada solo por el fuego tras suspender dentro los negocios la energía eléctrica.

Se formó un caos inusual en el casco histórico de Tegucigalpa, que dejó a su paso millonarias pérdidas económicas y desempleo para varias personas.

Respuesta

Pasados unos minutos, los miembros del Cuerpo de Bomberos llegaron al lugar para sofocar las llamas. El acceso les fue difícil por las estrechas calles y el tráfico vehicular.

En la labor de enfriamiento participaron 70 bomberos con 11 unidades contra incendios, utilizando en total 30,000 galones de agua para apagar el incendio, detalló Manuel Zelaya, subcomandante de la institución bomberil.

ML incendio3(1024x768)
Más de una hora de angustia e impotencia vivieron anoche los vecinos y comerciantes del barrio El Centro de Tegucigalpa

A los rescatistas se unieron personal de protección civil de la Comisión Permanente de Contingencias (Copeco) y unos 40 agentes de la Policía Nacional que resguardaron la zona.

Después de varios llamados para que suspendieran la energía eléctrica en toda la zona, una cuadrilla de la Empresa Energía Honduras (EEH) llegó para evitar una mayor tragedia.

Durante las labores de extinción de las llamas, Edwin Canales, elemento del Cuerpo de Bomberos, resultó afectado por el humo que inhaló. De inmediato fue retirado del lugar y llevado hacia un centro asistencial para darle atención médica. Varias explosiones se escucharon en el momento que los elementos de bomberos intentaban apagar el fuego.

Decenas de curiosos obstaculizaban el trabajo de los cuerpos de socorro, a los que policías tuvieron que sacar del lugar.

tc incendio 130219 (7)(1024x768)
Muchos comerciantes sacaron sus mercaderías de los locales por temor a que se quemaran, pero oportunistas se aprovecharon de la situación.

Tras una hora de arduo trabajo, el siniestro fue controlado, a las 8:15 pm de acuerdo con el jefe de Bomberos. “Son zonas vulnerables, estructuras viejas las que hay, además de que son zonas comerciales”, dijo Óscar Triminio, portavoz del Cuerpo de Bomberos.

Los apagafuegos dicen que la lección que les deja el incendio en pleno centro histórico de Tegucigalpa es que hay que tomar prevenciones. “Los bomberos estamos a la orden para capacitar al personal para rutas de evacuación”, dijo Jaime Omar Silva, jefe de los bomberos. La mayoría de los inmuebles son viejos.

Los negocios más afectados fueron La Casa del Ingeniero, un restaurante y el hotel Caxa Real, según el informe preliminar.

Rolando Bendeck, uno de los propietarios de La Casa del Ingeniero, observó acongojado cómo el fuego arrasó con un negocio de 70 años de historia.

ML incendio5(1024x768)

“Es triste, mi papá fue el primer ingeniero en traer equipo de topografía al país. Pero nos vamos a volver a levantar”. Bendeck no se atrevió a informar sobre pérdidas monetarias.

“Había mesas de dibujo, reglas plásticas y equipo topográfico. Se me fueron los recuerdos y esfuerzos de mi papá”, dijo con nostalgia.

En las calles

Entre el desorden generado por algunas personas imprudentes que querían ingresar a la zona para observar el siniestro, los amigos de lo ajeno intentaron saquear los comercios afectados, entre ellos tiendas de ropa usada.

En consecuencia, tres jóvenes fueron detenidos por la Policía Nacional por suponerles sospechosos de haber ingresado a saquear tiendas.

Mientras los bomberos apagaban el fuego, comerciantes sacaron sus productos a la calle para evitar perder la mercadería. En las calles se observaban enormes estantes con ropa usada, además de bolsas, cajas con zapatos y artículos de belleza.

Los propietarios de los negocios y también los empleados se apostaron en la calle con sus pertenencias, mientras custodiaban la poca mercadería que lograron rescatar.

En la zona se ubicaron agentes de la Policía Nacional y Municipal para evitar más saqueos.

Según informaron autoridades policiales, los agentes de seguridad se encargaron de entregar a cada propietario su local y se les garantizó a los comerciantes brindarles seguridad hasta que pudieran resolver la custodia de sus pertenencias.

“Les apoyaremos en lo que los comerciantes nos requieran, ya les dimos un número de teléfono para que nos contacten, no hemos recibido denuncias, pero si hubo robos deberán formalizar la denuncia”, dijo uno de los agentes de la Policía Nacional.

Debido a que son inmuebles ubicados en el centro histórico de Tegucigalpa, las autoridades locales y del Instituto Hondureño de Antropología e Historia estarían evaluando los daños que sufrieron los inmuebles.

Todavía no se determina el origen del siniestro, pero no se descarta un cortocircuito.