Más noticias

Arreglos de pago, la solución que propone Empresa Energía Honduras

Abonados ya no soportan los altos cobros en el servicio de energía. Aseguran que pese a que su consumo es el mismo, el cobro les ha aumentado excesivamente.

“La tarifa me ha ido subiendo poco a poco. Pagaba 700 lempiras ahora me cobran 1,500 lempiras desde hace tres meses y el consumo es el mismo. Vine el mes pasado y solo me dijeron que tenía que pagar. Pediré arreglo de pago porque no puedo pagar de un solo”, dijo Ana Rosa Pérez, una afectada.
“La tarifa me ha ido subiendo poco a poco. Pagaba 700 lempiras ahora me cobran 1,500 lempiras desde hace tres meses y el consumo es el mismo. Vine el mes pasado y solo me dijeron que tenía que pagar. Pediré arreglo de pago porque no puedo pagar de un solo”, dijo Ana Rosa Pérez, una afectada.

San Pedro Sula, Honduras.

En la Capital Industrial hay tres oficinas de la Empresa Energía Honduras (EEH) que a diario pasan abarrotadas de abonados que llegan a hacer reclamos por altos cobros en el servicio de energía.

Una de las oficinas que más usuarios recibe es la que se encuentra en el barrio Guamilito. Más de 200 personas al día llegan a quejarse por diferentes causas relacionadas con el servicio eléctrico, pero un alto porcentaje reclama altos cobros, que aseguran son abusivos y deben frenarse lo más pronto posible.

LEA: En factura de diciembre EEH debe devolver lo que cobró de más a 242 mil abonados

Entre la interminable fila de abonados se encontraba la señora Elvira, quien prefirió omitir su apellido. Contó que era su tercera vez en dos meses que visitaba las oficinas en busca de una solución.

“Me están cobrando más de lo que consumo. En mi casa vivimos dos personas, no tenemos aires acondicionados. Antes me salían a lo mucho 600 lempiras. Hace dos meses que ya me aumentó a más del doble”, compartió la usuaria.

kb-EEH2-291118(1024x768)
“Desde que me hicieron el cambio del contador me viene más. Siempre me venía 800 lempiras, y ya este mes me salieron más de dos mil lempiras. Vengo a ver si me rebajan, porque no puedo pagar esa cantidad y no es lo que consumimos”, dijo Isabel Argueta, una afectada.

En las tres ocasiones, el reclamo ha sido el mismo y la solución que el personal de la EEH le da también.

“Solo hacer arreglo de pago dicen, al final ellos (la empresa) no pierden, uno es el que está fregado y debe ver como paga”.

Esta aseveración fue repetida por otros usuarios más.

Más reclamos

Digna Rivera viajó desde Santa Rosa de Copán a San Pedro Sula debido a que de acuerdo con los recibos, adeuda unos diez mil lempiras de energía de un apartamento que es de su propiedad ubicado en el sector Chamelecón.

“Primero me salieron cuatro mil lempiras, de allí otra cantidad. Yo pagué casi dos mil lempiras, pero lo que quiero es que me rebajen, yo no trabajo”, dijo Rivera.

Para muchos, el cambio del contador los ha afectado con un incremento en la tarifa.

Claves

1- Cantidad de abonados en la EEH: A nivel nacional, la empresa registra más de un millón de usuarios y en San Pedro Sula son más de 300 mil.

2- Medidores digitales instalados: En lo que lleva de operaciones, la EEH ha instalado más de 185 mil contadores a nivel nacional.

3- Logros registrados por la empresa: En 2017, obtuvieron 96,000 nuevos clientes y recuperaron L877 millones. Tuvo un recaudo adicional de L3,081 millones.



“Me hicieron el cambio del contador y desde que me lo cambiaron ha habido un incremento, es exagerado he pasado de pagar 700 lempiras a más de 1,500 y el consumo es el mismo. Esta empresa nos está matando el bolsillo”, manifestó Argelia Sagastume.

Los afectados no se explican por qué al reemplazarles el contador electromecánico por uno digital les aumenta la tarifa si el consumo es el mismo.

Otra de las molestias sumadas es que semanalmente, la empresa deja sin energía a miles de residentes de barrios, colonias y residenciales por hasta ocho horas, pero esas horas no consumidas no se ven reflejadas en una baja en el recibo.

Frustración, el enojo, la tristeza y la impotencia son sentimientos que se ven reflejados en los rostros de las decenas de ciudadanos que llegan con recibos en mano a las oficinas de barrio Guamilito, colonia Jardines del Valle y en el bulevar del Norte en el centro comercial Nova Plaza.