25/06/2024
02:50 PM

SOS, mujeres en Sudán

Son tantas las desgracias que acontecen en el mundo que resulta difícil mantener vivo el interés sobre todas ellas e intentar paliar los sufrimientos de los más castigados.

Son tantas las desgracias que acontecen en el mundo que resulta difícil mantener vivo el interés sobre todas ellas e intentar paliar los sufrimientos de los más castigados.

Aunque sólo sea por cuestión de humanidad, existe el deber de no olvidar la situación de los miles de desplazados que provocan los desastres naturales y conflictos armados en las áreas más pobres del planeta.

Darfur, en Sudán, es quizás uno de los lugares del planeta en el que el statu quo de las mujeres desplazadas resulta más vergonzoso para la comunidad internacional.

Desprotegidas

Las miles de mujeres refugiadas en los campamentos se ven obligadas a salir de ellos en busca de alimento para sus familias, lo que conlleva un alto riesgo de ser violadas.

Las continuas violaciones en masa que se están produciendo en Darfur constituyen crímenes de guerra y crímenes de lesa humanidad, pero apenas se está haciendo nada para detenerlas.

En el informe publicado por Amnistía Internacional bajo el título Sudán: La violación como arma de guerra en Darfur queda demostrado que, pese a que Darfur es el centro de atención tanto a escala regional como internacional y pese a las promesas del gobierno sudanés de desarmar a la milicia janjawid, mujeres y niñas siguen sin recibir protección.

/home/laprensa/imagenes/fotos/2006/interiores/17507.jpg

El sufrimiento y los abusos soportados por estas mujeres van mucho más lejos del acto de violación en sí.

La violación tiene unas consecuencias devastadoras y

permanentes en la salud de las mujeres y niñas; las supervivientes se enfrentan a una estigmatización y marginación ya de por vida, rechazadas por su propia familia y comunidad.

Estas mujeres y niñas son objeto de agresiones no sólo con el fin de deshumanizarlas, sino además para humillarlas, castigarlas, controlarlas, infundirles temor y obligarlas a desplazarse y perseguir así a la comunidad a la que pertenecen.

Ayuda

En los asentamientos se concentran más de un millón de personas desplazadas. La mayor parte son mujeres.

1. Centenares de testimonios hablan de violaciones masivas en las aldeas a manos de las milicias janjawid, apoyadas por el ejército sudanés.

2. Las mujeres son víctimas de especial brutalidad e injusticia en las situaciones de conflicto armado y es preciso que se les proteja con medidas de seguridad específicas.

/home/laprensa/imagenes/fotos/2006/interiores/17508.jpg

COMBATES

La ONU advirtió de que los combates entre los grupos rebeldes y las milicias armadas en Darfur impiden la

llegada de ayuda humanitaria a unos 250 mil civiles en esa convulsionada región del oeste de Sudán.

CONFLICTO

El tratado de paz, auspiciado por la Unión Africana, UA, fue alcanzado tras dos años de gestiones en Abuya para terminar la guerra de Darfur, que estalló en 2003 y que ha

causado más de 200 mil muertos y dos millones de refugiados y desplazados internos.

NIÑOS

El Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia, Unicef, informó de que más de 180 niños han abandonado el Ejército Popular para la Liberación del Sudán, Epls, y pidió que se permita que los demás niños reclutados como soldados vuelvan a sus familias.

REALIDAD

La región sudanesa de Darfur vive la crisis humanitaria más grave del momento y, de nuevo, las mujeres y las niñas se han convertido en objetivos de la violencia.