19/04/2024
12:32 AM

Ni correr pueden escolares por la falta de espacio

Hace 35 años, la escuela José Trinidad Cabañas en la comunidad de Pueblo Nuevo, Villanueva, albergaba a unos treinta alumnos.

Hace 35 años, la escuela José Trinidad Cabañas en la comunidad de Pueblo Nuevo, Villanueva, albergaba a unos treinta alumnos. Ahora este centro educativo tiene más de 700 niños, a quienes se les prohíbe correr debido al poco espacio en las instalaciones.

La comunidad de Pueblo Nuevo fue mucho tiempo atrás una zona poco poblada, pero en los años noventa la llegada de la maquila ocasionó que se volviera un lugar densamente poblado. La comunidad se halla cerca del parque Buena Vista.

El sector creció tanto que la escuela quedó establecida en media manzana de tierra sin más terreno para anexar nuevas aulas.

Los padres de familia añoran la donación de un terreno para construir una nueva escuela porque pretenden convertirla en un centro básico.

Parte de la infraestructura se ha levantado gracias a sus esfuerzos y la voluntad de los padres y pobladores, ya que el Gobierno no asigna fondos.

Improvisan

La directora de la escuela, Jessica Bonilla, lamentó que el hacinamiento los obligue a impartir clases en un aula destinada a un laboratorio de computación.

La Cabañas tiene diez salas de clase, que durante las dos jornadas albergan a 730 alumnos.

Cuarto grado es el más numeroso porque abarca cuatro secciones de 40 a 46 escolares cada una.

Las pequeñas aulas no permiten incluir más menores. Según la maestra, el espacio es para treinta estudiantes; si colocan más, además de ser antipedagógico, se “apiñaría” a los niños.

Primer grado tiene tres secciones, igual que segundo, tercero, quinto y sexto, de los que este año egresarán 110 alumnos.

Magdalena Escobar, madre de familia, contó que en la escuela Cabañas han estudiado todos sus hijos, por lo que es testigo de cómo ha subido la matrícula, al grado de que, por no tener suficiente patio, los niños tienen prohibido correr.

También recordó que el ahora fallecido diputado John Cook les prometió donarles un terreno para iniciar la construcción de la nueva escuela, pero lamentablemente no pudo concretar su buena obra.

“Queremos que nos ayuden con un terreno. Hemos formado la comisión pro construcción del centro, pero queremos que nos ayuden los diputados de Cortés, más los que integran el comité de educación del Congreso Nacional”, reclamó Escobar.

En el centro educativo trabajan veinte docentes y tres de ellos son pagados por los padres de familia. El presidente del patronato de Pueblo Nuevo, Jaime Díaz, comentó que él estudió en esa escuela. “Cuando egresé de sexto grado sólo eran seis compañeros. Sólo tres aulas conformaban la escuela”, recordó.

Añadió que cuando se formó la comisión pro construcción del centro se gestionó la compra de un terreno, pero el banco les puso trabas, por lo que fue imposible lograrlo.

Otras carencias

Nelsy Bonilla, directora distrital de Villanueva, manifestó que el municipio tiene muchas carencias en educación.

Los centros escolares de Villanueva necesitan al menos 78 maestros.

“Sabemos que eso es imposible, pues el Gobierno sólo aprobó 500 plazas a nivel nacional”, reconoció,

En el municipio se necesita construir más centros educativos porque, al convertirse en un corredor industrial, genera esas exigencias.

“Hay hacinamiento en los centros alrededor de las maquilas. No tenemos pupitres y por eso les pido a las empresas privadas que cumplan su responsabilidad social”, dijo la directora distrital.