11/08/2022
01:07 PM

Más noticias

'Me encantaría tener drones y más radares en Honduras”

Aumentar las operaciones de vigilancia para contrarrestar las actividades del narcotráfico en Honduras es una de las metas del coronel Neal Pugliese, jefe de operaciones de la Fuerza de Tarea Conjunta Interagencial-Sur de los Estados Unidos.

El Comando Sur -con sede principal en Miami, Florida- se encarga de monitorear e interceptar actividades criminales o sospechosas en Centro y Sudamérica que puedan poner en riesgo la seguridad estadounidense o de los países de la zona.

“Todos debemos estar unidos contra el crimen organizado”, dijo Pugliese durante una entrevista concedida al periodista de Diario LA PRENSA, quien visitó, por invitación del Comando Sur, por medio de la embajada de Estados Unidos, el cuartel de este comando en Cayo Hueso, ciudad en el condado de Monroe, Florida.

-¿Es Honduras uno de los principales pasos de la droga que va de Sudamérica al mercado mundial?

Los narcotraficantes cambian sus rutas constantemente. En Honduras usan regiones donde no hay muchas personas o desarrollo para pasar sus cargamentos ilícitos. Los narcotraficantes no están interesados en ayudar a personas pobres, solo las usan, pues a los criminales solo les interesa una cosa y es continuar su negocio ilícito. Por eso se aprovechan de la población de zonas donde hay pobreza.

-¿Ha aumentado el flujo de droga que pasa por Honduras?

Entre 2011 y 2013 se ha mantenido nivelado el flujo de tráfico por Honduras. Esto es bueno, pues conseguir que no aumente es un primer logro y con el esfuerzo conjunto que hacemos con las autoridades hondureñas seguramente pronto lograremos que disminuya el flujo y esperamos algún día eliminarlo del todo. Esa es la convicción con la que trabajamos.

-¿Hay posibilidades de usar drones (vehículos aéreos no tripulados) para la lucha contra el narcotráfico en Honduras?

Me encantaría tener drones en Honduras. Seguramente serían de mucha ayuda. Se han probado los drones en Comalapa, El Salvador, y también lo hemos hecho en Panamá. En Honduras no, pero sin duda sería grandioso tenerlos ahí.

-¿Han pensado en poner radares en el país para detener la llegada de narcoavionetas?

Quisiera tener todos los radares posibles. Me encantaría tener drones y más radares en Honduras. Sería increíble. Si tuviéramos los recursos, sin duda lo haríamos.

-¿Cómo detener el flujo de narcoavionetas en Honduras?

Con voluntad todo se puede lograr. República Dominicana antes era el destino principal de las narcoavionetas, pero mediante un trabajo conjunto se logró eliminar casi por completo ese problema. Las narcoavionetas cambiaron su ruta y ahora su principal destino es Honduras. En 2012 hubo 110 trazas al menos.

Ahora trabajamos con las autoridades hondureñas que han dado toda su colaboración para combatir ese problema. Como fruto de ese trabajo, Honduras ya no es en 2013 el principal paso general de droga de Sudamérica al norte y al mercado mundial.

-¿Qué tanto énfasis hace en Honduras la Operación Martillo que se ejecuta contra el narcotráfico en los océanos Atlántico y Pacífico?

Con todos los países socios tenemos un trabajo conjunto muy estrecho. Honduras es uno de ellos y es un punto clave en esta lucha contra el narcotráfico.

-¿Cómo ha sido la colaboración entre Honduras y el Comando Sur?

Tenemos una excelente relación con Honduras, con las Fuerza Aérea, la Marina y sus tropas terrestres.

De hecho tenemos establecida una línea de comunicación de 24 horas y siete días a la semana con las autoridades hondureñas y estamos unidos en la lucha contra el crimen porque tenemos una meta en común.

-El Comando Sur tiene en sus instalaciones en Estados Unidos oficiales de enlace que son de varios países de la región y sirven de contacto directo con esas naciones cuando se detecta alguna actividad sospechosa. ¿Tiene también Honduras uno?

No, Honduras no tiene un oficial de enlace con nosotros. Sería excelente porque podríamos hacer cosas muy buenas.

-¿Se está atacando “la raíz” del tráfico de las drogas?

Sí, se está atacando el punto de origen del problema. Colombia ha sido un aliado fantástico para nosotros. Sin embargo es una desgracia que Venezuela no sea capaz de controlar su territorio. Muchos traficantes han abandonado Colombia y se han ido a Venezuela. Los traficantes son más fuertes que el Gobierno de Venezuela ahora.

-¿Qué buscan los narcotraficantes para operar en un país?

Para operar tranquilas, las organizaciones criminales necesitan anonimato e impunidad, pues así pueden hacer lo que se les da la gana sin que nadie intervenga, ni siquiera el Gobierno.

-¿Cuántas organizaciones criminales distribuyen la droga en la región?

Una vez que llega a México se distribuye entre cinco o seis organizaciones de narcotraficantes y estas se conectan con varias redes involucradas en Estados Unidos en distribuir la droga.

-¿Qué tácticas están usando los narcotraficantes para evadir la vigilancia?

Los criminales idean todo tipo de maneras de operar. Hemos detectado eventos en los que los narcotraficantes envían hasta 21 embarcaciones y de estas, solo una o dos llevan la droga, o sea que las otras solo son para distracción. A veces hacen algo tan simple como cubrir sus embarcaciones con una lona azul para confundirse con el mar.

-¿Se puede realmente eliminar el problema del narcotráfico?

La lucha contra el narcotráfico es un ajedrez que se juega 24 horas al día, todos los días, pero claro que podemos ganar, estoy seguro de ello. Solo necesitamos voluntad y convicción.