16/04/2024
12:06 AM

Les prometieron escuela y siguen en galeras y bajo los árboles

  • 14 noviembre 2022 /

La escuela Oswaldo López Arellano necesita al menos seis nuevas aulas, ayer hicieron una protesta para hacer un llamado al Gobierno.

La Lima, Cortés.

Después de dos años de espera por la reconstrucción del Centro de Educación Básico Oswaldo López Arellano, padres de familia, alumnos y maestros se tomaron el bulevar que conduce a El Progreso para hacer un llamado al Gobierno.

Las tormentas Eta y Iota en 2020 destruyeron la escuela de la colonia Flores de Oriente, por lo que los niños tenían que recibir clases en una galera y hasta bajo los árboles.

El ministro Daniel Esponda los visitó a principios de este año y les prometió la reconstrucción, pero el año escolar ya culminó y aún no cumplen la promesa. Fue ayer que ya desesperados por no recibir respuestas, el grupo de pobladores de la colonia se tomó ambas trochas del bulevar, ya que aseguran que otro año más los niños no pueden estar en esa condición.

Douglas Hernández, director del centro educativo, dijo que están en periodo de prematrícula y para el otro año no tienen las aulas necesarias, ya que es el centro educativo más grande la zona. “Queremos la escuela”, eran los gritos de los padres, quienes con pancartas en mano madrugaron ayer desde las 5:00 am para tratar de llamar la atención de las autoridades de Educación, lo que provocó congestionamiento en el bulevar y aseguran que seguirán con las medidas de presión.

La toma de carretera fue en el bulevar de La Lima, los habitantes de Flores de Oriente piden la construcción de la escuela.

Celinda Sabillón, madre de familia, expresó que “no podemos esperar más, queremos que reconstruyan la escuela”.

Con fondos de la Cooperación Española, la Fundación Hondureña de Responsabilidad Empresarial (Fundahrse) y Unicef lograron hace unos años lograron construir cuatro aulas y una galera para actividades; sin embargo, urgen al menos seis aulas más ya que es un centro básico en el que la matrícula es superior a los 500 alumnos, los que llegan de al menos cuatro comunidades aledañas a Flores de Oriente. En la escuela también carecen de suficiente mobiliario.