San Pedro Sula, Honduras.

Los agentes policiales investigados por su presunta participación en el operativo que concluyó en la muerte a disparos de Wilson Ariel Pérez Hernández, un joven aficionado del Real España que participó en una reyerta en un evento deportivo nacional, continúan laborando dentro de la institución, aunque en asignaciones administrativos.

A un mes de la muerte de Wilson Pérez, una fuente dijo a Grupo Opsa que los oficiales de policía “están suspendidos de sus labores de campo y han pasado a hacer trabajos administrativos”.

Se informó hace un par de semanas que los policías habían sido suspendidos de sus actividades investigativas durante se libraba un proceso indagatorio por el resonado caso. Recalcaron que los agentes se encuentran en la sede de la Fuerza Nacional Anti Maras y Pandillas (FNAMP), en San Pedro Sula, donde tienen su asignación.

En tanto, la Agencia Técnica de Investigación (Atic) indica que “las investigaciones están en curso; se está a la espera de unas pericias que fueron enviadas para análisis técnico científico”, en palabras de Jorge Galindo, su portavoz.

Las armas utilizadas en el operativo son algunos de los elementos periciales del caso. El informe policial refiere que el operativo tuvo su origen en una indagación contra miembros de la Mara Salvatrucha (MS-13) en un punto de los bordos de la colonia Juan Lindo, en San Pedro Sula, el 31 de mayo.

“Ellos están bajo investigación, el caso no está cerrado; se ha estado trabajando en las diligencias”, reiteró Galindo.

Wilson Ariel Pérez tenía 21 años de edad.

Wilson Pérez era buscado por la policía por agredir a una subinspectora policial en la trifulca generada en el partido entre Real España y Motagua, en el marco de la final de Liga Nacional de Honduras. Esa entidad ofrecía hasta 100,000 lempiras por información relacionada al paradero de Pérez.

La Organización de las Naciones Unidas (Onu), a través de su representación en Honduras, instó al Gobierno de Honduras a esclarecer el caso y brindar un informe completo sobre los hechos.