04/02/2023
06:10 AM

Más noticias

Dan a migrantes hondureños otra oportunidad en México, ahora con refugio

La mayoría de los refugiados que han traído a Monterrey son de Honduras, aunque también hay de El Salvador, Venezuela, Cuba, Guatemala, Nicaragua y Haití.

Monterrey, México

Desde 2019, la oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) ha trasladado a unos 4 mil 500 refugiados desde el sur del País para integrarlos a Monterrey.

Cada lunes llega un nuevo grupo de refugiados a un hotel de la Ciudad y tiene una semana de adaptación, con ayuda de la asociación Casa Monarca.

“No todo mundo es elegible a participar en este programa porque se busca que sean personas en edad económicamente activa y que puedan realizar un empleo”, explicó Paulina Silos, asociada de soluciones duraderas de ACNUR.

Con este programa, migrantes reconocidos como refugiados en el sur de México son seleccionados según su perfil para enviarlos principalmente a Monterrey o ciudades como Saltillo, Guadalajara o Guanajuato.

“Para Monterrey se busca que sean familias completas, biparentales: mamá, papá e hijos. (También) hombres y mujeres solos y solas, porque responde un poco a la demanda de trabajadores y trabajadoras que hay aquí en la Ciudad”.

Al llegar a Monterrey les solicitan ante el Instituto Nacional de Migración su residencia permanente en México, y cuentan con un seguimiento por parte de ACNUR.

En contraste, cientos de haitianos que solicitaron refugio ante la Comisión Mexicana de Ayuda a Refugiados (Comar) en Monterrey, aún no obtienen respuesta por la saturación de las oficinas ni tienen una red de apoyo, dificultando su integración local.

Shant Dermegerditchian, jefe de la sede de ACNUR en Monterrey, señaló que la mayoría de los refugiados que han traído a Monterrey son de Honduras, aunque también hay de El Salvador, Venezuela, Cuba, Guatemala, Nicaragua y Haití.

Expuso que ya son más las empresas que buscan contratarlos, pero falta que la sociedad sea sensible, porque son personas que tuvieron que huir de sus países.

El Padre Luis Eduardo Zavala, fundador de Casa Monarca, compartió que recientemente 25 empresas contactaron a la asociación buscando mano de obra urgente.

“Se está atendiendo el fenómeno, no se está dejando a merced del crimen o a sus limitadas condiciones de los refugiados cuando llegan a una Ciudad”, recalcó Zavala.