11/04/2024
12:56 AM

El Círculo Teatral Sampedrano también mueve la economía de la ciudad

José Francisco Saybe lleva casi cinco décadas al frente del Círculo Teatral Sampedrano, el grupo artístico más exitoso de Honduras.

San Pedro Sula, Honduras.

Unos 49 años han pasado desde la noche de aquel jueves 21 de agosto de 1969, en el que 28 sampedranos se reunieron en una residencia de la colonia Trejo y fundaron lo que luego se convertiría en el grupo teatral más importante de Honduras: El Círculo Teatral Sampedrano.

Seguramente ninguno de los fundadores se imaginó que llegarían a presentar 174 obras (último recuento); construirían un teatro y formarían una inmensa familia de actores que voluntariamente se entregan a las tablas y al público, cada noche en que el CTS abre el telón consolidándose como una institución cultural de referencia, no sólo en San Pedro Sula sino en todo el país.

Estos logros no serían posibles sin el trabajo voluntario del elenco artístico y de quienes forman parte de la Fundación Cultural de San Pedro Sula, cuyo presidente es don José Francisco Saybe, un ejemplar hondureño que ha impregnado su pasión por las tablas al grupo y lo ha mantenido unido a lo largo de los años.

CTS1

Amor al teatro

Don 'Chico', como cariñosamente le llama el grupo de teatreros, ha producido la totalidad de obras que ha presentado el CTS y ha dirigido 64 de ellas conviertiéndolo en el director que más ha dirigido en Honduras.

'El deseo de hacer teatro viene desde niño desde que estaba yo en Comayagua, allí sentí el primer deseo de hacer teatro; escribí una velada, números cómicos y eso se presentó en Comayagua entre amigos y familiares', recuerda el director.

Esta experiencia fue clave para Saybe, que luego viajó a estudiar a Nueva York logrando con éxito dividir su tiempo entre su trabajo, estudios y funciones teatrales en Broadway que lo impresionaron y quedaron grabadas en su mente.

Al regresar a Honduras se puso manos a la obra y junto a un grupo de amigos comenzaron a ensayar en el patio de una casa las escenas de la que sería la primera obra del CTS, cuya fantástica recepción del público fue el viento que impulsó a la compañía hasta nuestros días.

CTS 2

Mueve la economía

La primera obra producida por el CTS fue 'Aprobado en Castidad' y tuvo un costo de L749 y fue presentada en el gimnasio del Instituto La Salle. Ahora una obra en el moderno teatro José Francisco Saybe asciende a más de un millón de lempiras, los cuales son invertidos en el alquiler del recinto, vestuarios y las impresionantes escenografías que son construidas en el taller del local.

Esta labor continua, de casi cinco décadas, ha permitido dar trabajo a sastres, carpinteros, modistas, electricistas y tramoyistas, este último personal esencial para lograr la alta calidad que el CTS procura presentar en cada uno de sus espectáculos.

CTS 3

'Este dinero hace que prospere la economía del país porque se da trabajo a otras personas: a quienes hacen los vestuarios, a quienes construyen las escenografías, a quienes las diseñan y a quienes venden las telas', apuntó Saybe.

El éxito del CTS demuestra que el trabajo cultural no solo es una opción de entretenimiento más sino que también mueve la economía y la educación, ya que a los espectáculos asisten también gente de afuera de la ciudad.

'Uno de los logros más grandes que hemos tenido es la atracción de excursiones de colegios. Cada obra recibe entre 41 y 50 visitas de este tipo, de al menos unas 18 ciudades del país, entre ellas, Copán Ruinas; Florida, Copán y Puerto Cortés', dijo con orgullo.

CTS 4

Una familia que perdura

'Tratamos de montar obras de todo tipo, esa es una regla en el Círculo Teatral. Cada año se presentan tres obras y cada una corre al menos 50 noches, tratamos siempre que el público llegue y no anticipe qué es lo que va a ver', explicó Saybe.

El trabajo de producción de cada espectáculo es arduo, y requiere de varios meses de preparación que incluyen el diseño de las escenografías e investigación del vestuario que se usaba en el tiempo en que se desarrolla la acción, además de 40 ensayos de los cuales la mitad se desarrollan sobre el escenario.

Para los actores este proceso representa un compromiso de al menos ocho meses, en los cuales los lazos de amistad se estrechan y hacen llevadero el sacrificio que representa dedicar casi tres horas diarias a practicar el libreto después de una ardua jornada de trabajo

'Una vez que usted actúa en una obra, usted ya es parte de la familia', aseguró el director quien considera que la unión de quienes pertenecen al Círculo Teatral Sampedrano ha sido un factor fundamental para su éxito ya que, como dice el dicho, la unión hace la fuerza.

El próximo año el CTS celebrará 50 años de llevar la cultura a todos los estratos sociales de la ciudad, un logro del que todos los sampedranos deben sentirse orgullosos.

CTS 5