Tegucigalpa, Honduras.

Ante la nueva variante ómicron, el Comisionado Nacional de los Derechos Humanos (Conadeh) pidió al Estado adoptar medidas de atención y contención.

La defensora del Pueblo de Honduras, Blanca Izaguirre, recomendó a la Secretaría de Salud continuar e intensificar las jornadas de vacunación a nivel nacional, así como aplicar pronta y oportunamente las dosis de refuerzo a la población hondureña.

La titular del Conadeh expresó este día su preocupación ante la aparición en Sudáfrica de la variante ómicron del SARS-CoV-2 y el alto nivel de transmisibilidad que este presenta, lo cual generaría nuevas oleadas del virus en el país si no se toman las medidas necesarias y oportunas para evitarlo.

La funcionaria hizo un llamado a la Secretaría de Salud a completar el proceso de vacunación contra la covid-19 con primera y segundas dosis de manera inclusiva y efectiva a toda la población hondureña, con principal énfasis en todas aquellas poblaciones en condición de vulnerabilidad como ser las embarazadas, adultos mayores, personas con discapacidad y jóvenes, a través de planes y programas nacionales sin discriminación alguna.

“La emergencia sanitaria ocasionada por el covid-19 afectó gravemente la plena vigencia de los derechos humanos de la población hondureña. Ante la nueva variante ómicron, el Estado debe adoptar medidas de atención y contención en pleno respeto de los derechos humanos y evitar así los hechos sucedidos anteriormente”, señaló Izaguirre.

Indicó que se deben tomar todas las medidas rápidas para evitar que esta nueva variante ingrese al país y el primer paso para lograrlo es continuar con jornadas de vacunación oportunas, equitativas y que prioricen el acceso a la vacuna de todo el pueblo hondureño.

De igual forma, exhortó a la población a continuar aplicando todas las medidas de bioseguridad a través del uso de mascarillas, lavado constante de manos, mantener el distanciamiento físico, evitar aglomeraciones y ventilar los recintos cerrados con el fin de reducir al máximo la exposición y circulación del virus.

Concluyó recordando al Estado que tiene la obligación de garantizar y respetar el derecho humano a la salud de todos los habitantes del país.