Aprueban ley que obliga a parejas divorciadas a repartirse bienes

El Congreso Nacional aprobó varias reformas al Código de Familia.

Cuando las parejas opten por casarse deberán explicar al juez por que vía quieren hacerlo, pero las que ya están casadas tendrán que repartirse los bienes.
Cuando las parejas opten por casarse deberán explicar al juez por que vía quieren hacerlo, pero las que ya están casadas tendrán que repartirse los bienes.

Tegucigalpa, Honduras.

Los matrimonios que se separen y que hayan adquirido bienes mancomunados, deberán dividirselos en partes iguales, así lo contempla la nueva ley aprobada por el Congreso Nacional la tarde de este jueves.

Los diputados aprobaron por unanimidad el proyecto de decreto introducido por el parlamentario nacionalista por Santa Bárbara, Mario Pérez, orientado a reformar varios artículos del Código de la Familia.

Una de las reformas al Código de la Familia establece que los bienes que se adquieren, producto del trabajo de los cónyuges, se distribuyan en partes iguales en el caso de que decidan separarse.

En ese sentido, cuando una pareja se case, el juez o quien autorice la ceremonia estará obligado a preguntarles con qué régimen económico contraen matrimonio.

Los contrayentes tendrán la opción de decir si se quieren casar bajo el régimen de sociedades gananciales, que significa repartirse los bienes en partes iguales; bienes mancomunados, en el que los dos son dueños de todo, o bienes separados, es decir que cada quien es dueño de lo que compra en el matrimonio y de lo que ya tienen.

Esta medida no procede para los matrimonios celebrados antes de las reformas a la ley (Código de Familia).

La reforma incluye los artículos 30, 39, 68 y 70 y se agrega el numeral ocho del artículo 39 y se añaden los numerales 70-A, 70-B, 70-C y 70-D del Código de la Familia.

Herencias y donaciones

Se excluyen las herencias o legados que adquiera cualquiera de los cónyuges y las donaciones que bajo cualquier título se les hagan.

La reforma obtuvo una opinión favorable de la Corte Suprema de Justicia en materia legal, así como el respaldo de organizaciones feministas que participaron en la socialización del proyecto de ley.

“Uno de los aspectos que se están retomando de la opinión de la Corte es que no se autorice, que no se celebre un matrimonio más sin que los contrayentes establezcan con claridad, de común acuerdo, cuál es el régimen económico que va a imperar en ese matrimonio y que no sea como hoy, cuando es optativo, es si quiere o no quiere celebrar las capitulaciones matrimoniales”, explicó el proyectista Mario Pérez.

Añadió que la pareja puede establecer que se van a casar mediante bienes separados o en comunidad de bienes, en el cual todo lo que construyan y adquieran será de los dos, decisión que se debe respetar.

La Prensa