Organizaciones humanitarias piden $69.2 millones para asistencia al país

Informes revelan que el 52% de las personas que se encuentran en los albergues no tienen ropa extra y que el 77% carece de colchones o camas.

Personas regresan hoy a sus viviendas para limpiarlas tras las inundaciones que dejó a su paso Iota, en la localidad de La Lima, departamento de Cortés (Honduras).
Personas regresan hoy a sus viviendas para limpiarlas tras las inundaciones que dejó a su paso Iota, en la localidad de La Lima, departamento de Cortés (Honduras). /

Tegucigalpa, Honduras.

Un informe de la Oficina de Naciones Unidas para la Coordinación de Asuntos Humanitarios advierte que aunque la temporada de huracanes se acerca a su final, Centroamérica podría afrontar frentes fríos estacionales a partir de diciembre.

Se prevé que se presenten más lluvias en varias comunidades que sufren las secuelas de las tormentas Eta y Iota con posibles amenazas de inundaciones y deslizamientos de tierra.

Por ello, desde el 19 de noviembre, 33 organizaciones humanitarias, incluidas las agencias, fondos y programas de las Naciones Unidas, así como la Cruz Roja Hondureña e Internacional, organizaciones no gubernamentales (ONG), lanzaron un llamamiento urgente por valor de 69.2 millones dólares para prestar asistencia inmediata a Honduras.

LEA: Derrumbes tienen bajo tierra y escombros comunidades de Omoa

Buscan salvar la vida de 450,000 hondureños, de los 2.3 millones de personas necesitadas tras la devastación causada por la tormenta tropical Eta.

Solo Iota dejó 850,400 personas afectadas; y de albergadas, la cifra se acerca a las 100,000.

El impacto de Iota en el valle de Sula fue peor que el de Eta, aseguran.

“Hay más de 188,000 hondureños incomunicados actualmente, lo que impide a las autoridades y organismos humanitarios completar las evaluaciones de daños y la distribución de ayuda humanitaria”.

Hasta la fecha son 27 organizaciones que están trabajando en 17 departamentos, con casi 300 equipos de respuesta.

Según el reporte de la Comisión Permanente de Contingencias (Copeco), hay 86,000 personas albergadas en 936 instalaciones oficiales, con 480 solo en Cortés, lo que requiere una ampliación del mapeo de las necesidades de los albergues.

Las carencias en albergues

El Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef) revela que en 43 albergues situados en 12 municipios, las personas tienen menos de siete litros de agua disponibles por día, y que cuatro de cada 10 personas carecen de suministros de higiene.

Mientras la Matriz de Seguimiento de Desplazamientos (DTM), de la Organización Internacional de Migraciones (OIM), indica que el 77% de los albergues no disponen de equipo o suministros de higiene, el 61% carece de suministros de bioseguridad, el 61% no tiene botiquines de primeros auxilios y el 65% carece de equipos de limpieza.

Llama la atención en el informe es que la DTM indica que el 52% de la población albergada no tiene ropa extra y el 77% carece de colchones o camas. “Hasta ahora ha llegado al país unos $400,000 (L9.8 millones lempiras) en ayuda humanitaria en beneficio de los miles de afectados por las tormentas tropicales Iota y Eta” explicó Juan José Castro, de la Cruz Roja Hondureña.

Aunque la información se actualiza continuamente, Atlántida, Cortés y Colón reportan las mayores pérdidas agrícolas.

Información preliminar de la Secretaría de Agricultura y Ganadería (SAG) señala daños o pérdidas de 153,300 hectáreas de cosechas de granos básicos, plátano, caña de azúcar, cítricos y cacao, así como cerca de 217,000 hectáreas de cultivos, 14,600 hectáreas de terrenos destinados a la ganadería y al ganado y más de un millón de litros de leche. Son muchos municipios de las regiones cafeteras también con daños.

La Prensa