Hondureño tiene a sus tres hijos hospitalizados por dengue

Los menores reciben atención en el hospital Mario Rivas de San Pedro Sula.

Olvin Matute cuida a su hija Wendy Neyeli de diez años.
Olvin Matute cuida a su hija Wendy Neyeli de diez años.

San Pedro Sula, Honduras.

El joven Olvin Matute García corre de un lado hacia otro en la sala de Pediatría del Hospital Mario Catarino Rivas de San Pedro Sula, tratando de darles la atención de padre a sus tres hijos que están internos a causa de la terrible enfermedad del dengue.

En su rostro se refleja la tristeza que sale de un corazón dolido por ver en una cama y con suero a sus hijos: Olvin Gerardo (de 13 años), Wendy Neyeli (10) y Parker Javier (4).

Con su voz entrecortada, Olvin cuenta que reside en Buenos Aires, Santa Cruz de Yojoa, Cortés, y que desde el fin de semana se encuentra en San Pedro Sula con sus tres pequeños hospitalizados.

Lea: Salud confirma la muerte de nueve sampedranos por dengue

El sábado tuvo que traer al sanatorio a uno de sus hijos y a los otros dos los internó el domingo, siempre a causa del dengue.

Viendo a su alrededor varias camas con menores que padecen la enfermedad transmitida por el zancudo Aedes aegypti, Olvin Matute manifestó que “la historia que hoy estoy viviendo es que he tenido a mis hijos muy graves y he visto padres que han salido tristes por sus hijos, que los han perdido”.

dengue2.19(1024x768)
Olvin Matute pasa un momento doloroso y dice que no le desea a nadie lo que le sucede.

Pidió a otros padres de familia que por favor cuiden a sus hijos para que no sean víctimas del dengue.

Contó que sus hijos ya tenían la enfermedad cuando los llevó al centro de salud en Santa Cruz de Yojoa, pues presentaban calentura y dolor de cabeza.

Lea también: Presidente de Honduras pide tomar medidas preventivas para combatir el dengue

A pesar de que no oculta que está sufriendo, Olvin no para de luchar por regresar pronto a casa con sus tres hijos y verlos jugar como lo hacen siempre.

“Esto que estoy pasando es doloroso y no se lo deseo a nadie”, dice para luego expresar que “le pido a Dios que me los cuide, pues sin Él no somos nada”.

Olvin les dice a todos los hondureños que “hay que creer, porque esta enfermedad (dengue) mata, y es algo real que estamos viviendo”.

dengue4.4(1024x768)
Los tres hijos de Matutes están hospitalizados desde el pasado fin de semana.

Contó que “al traer a mi primer hijo ya venía con la mitad de los piecitos y las manos de color blanco y en ese momento se me cruzaba por la mente que solo Dios conmigo”.

Exhortó a los demás padres a que “cuiden a sus hijos, que limpien bien los solares, mantengan las casas limpias y que sean ordenados” para prevenir la aparición de criaderos del zancudo que transmite el dengue.

Para finalizar agradeció a los médicos y enfermeras que los están atendiendo de la mejor forma y aseguró que “esta batalla la vamos a ganar por fe”.