Más noticias

Decenas de personas duermen en aceras en busca de un empleo en San Pedro Sula

El 54% de la población en edad de trabajar tienen problemas de empleo

VER MÁS FOTOS

San Pedro Sula, Honduras

Obtener un empleo en Honduras se vuelve cada vez más difícil por la poca demanda laboral que existe y la gran cantidad de postulantes que hay en el mercado.

En Honduras, la población económicamente activa asciende a cuatro millones, de los cuales 2.4 millones son hombres y 1.6 millones son mujeres, en relación con datos del Instituto Nacional de Estadísticas (INE).

Ver además: FOTOS: Hondureños duermen en las aceras en busca de un trabajo

No obstante, el 54%, más de dos millones de personas, no tiene un empleo formal, es decir que están desempleadas o subempleadas con ingresos que no son suficientes para cubrir sus necesidades básicas.

maquila7(800x600)
Decenas de sampedranos duermen en las aceras de las maquilas para poder ser de los primeros en entregar sus hojas de vida.

En los primeros meses del año la demanda se incrementa y son miles de hondureños los que salen en busca de una oportunidad, en su mayoría sin tener éxito.

Un equipo de Diario LA PRENSA logró constatar cómo desde altas horas de la madrugada hombres y mujeres de todas las edades sufren desvelo, frío y pasan hambre en busca de conseguir una plaza permanente en alguna maquila sampedrana.

Incluso hay quienes hasta pasan la noche en las aceras, afuera de las maquilas, para lograr ser de los primeros en entregar currículos y tener así mayor posibilidad de lograr una entrevista de trabajo.

Cuando el guardia hace el primer llamado y anuncia que comenzarán a recibir las hojas de vida, el mar de personas se abarrota en el portón en cuestión de segundos, los gritos y la desesperación se apoderan del lugar

Todos guardan la esperanza de poder conseguir una plaza; sin embargo, la mayoría se va como llegó: sin un empleo y sin dinero.

Dos días consecutivos de desvelo y bajo la lluvia ha vivido Franklyn Mejía para solicitar empleo

maquila9(1024x768)
Franklyn Mejía tiene 19 años y lleva varios meses buscando una oportunidad de trabajo formal.

Desde las 12:00 pm llegó Franklyn Mejía (19) a las instalaciones de una maquila sampedrana con el anhelo de encontrar un empleo y así poder terminar sus estudios de secundaria.

Este joven llegó por segunda vez con la fe de ser el primero en la larga fila que se forma en las afueras de una maquila, ubicada en el segundo anillo de circunvalación de San Pedro Sula.

El día anterior estuvo desde las 3:00 am y se quedó a tres personas de poder ingresar al plantel y entregar su cédula de identidad.

Como él, miles de hondureños llegan desde altas horas de la madrugada a las diferentes maquilas que hay en el país para pedir trabajo.

"Hemos pasado lluvia y desvelo porque solamente queremos un trabajo digno para ayudar a nuestros familiares", dijo Mejía.

A pesar de ser muy joven ya tiene un largo recorrido laboral, dado que trabaja desde los 12 años vendiendo pan en las calles con sus cuatro hermanos. Además, ha trabajado como mecánico.

Entre bostezos por el cansancio comentó que aunque no tiene experiencia trabajando en una maquila tiene todo el deseo de aprender, solo desea que alguien le dé una oportunidad de demostrarlo.

"Desde octubre del año pasado he ido a varias maquilas pero aún no me llaman, creo que tal vez es porque no tengo experiencia; sin embargo, tengo todo el deseo de aprender. Soy responsable y honrado, esas cosas no se aprenden se traen del hogar", agregó muy seguro.

A su corta edad ha tenido que madurar más rápido producto de la necesidad que vive su familia.

Para llegar hasta noveno grado tuvo que vender pan por la mañana y estudiar por la tarde. "No me avergüenzo de los trabajos que he hecho", dijo en voz alta, mientras el resto de las personas que también se encontraban en la búsqueda de empleo lo miraban.

Mientras amanecía el guardia de seguridad se acercó hacia el centenar de personas para decirles que este día no reclutarían a nadie sino hasta la siguiente semana.

Rápidamente el semblante de molestia y decepción se apoderó de todos, excepto de Mejía quien afirma que regresará y tratará nuevamente de ser el primero para poder lograr su sueño.

Madre soltera desesperada busca una oportunidad de empleo

maquila11(1024x768)
Sara Vásquez, una madre soltera con cinco hijos, afirma que su mayor impulso para encontrar un trabajo es lograr graduar a sus hijos.

"Llevo alrededor de dos años tratando de encontrar un empleo formal, pero hasta el momento ha sido imposible y estoy desesperada", dijo Sara Vásquez (39), una madre soltera de cinco hijos quien también madrugó para ser de las primeras en llegar a las instalaciones de esta maquila.

Alrededor de 300 mujeres de todas las edades se reúnen a diario en las afueras de este plantel para lograr una oportunidad de trabajo.

Ese día Vásquez pudo ser la primera y para ello tuvo que hacer un gran sacrificio, junto a otras dos mujeres, pagaron un taxi que las llevó a las 2:00 am hasta la maquila, dinero que no tiene pero sabe que debe sacrificarse para poder encontrar empleo.

"Ayer fui a Choloma pero como había tanta gente y estaba lloviendo ni siquiera pude llegar al portón de la maquila. Es triste lo que tenemos que pasar para que al final ni nos llamen", comentó acongojada.

Durante todo este tiempo como desempleada ha tenido que lavar ropa ajena, cuidar niños y limpiar casas para llevarle la comida a sus hijos.

Esta sampedrana cree firmemente que las madres solteras son discriminadas por su condición a la hora de buscar empleo.

"Nunca nos toman en cuenta porque piensan que nuestros hijos son un atraso pero la verdad es que es todo lo contrario, ellos son nuestro motor. Las madres solteras somos las empleadas más responsables y trabajadoras porque si no trabajamos nuestros hijos no comen. Así que por favor, no nos hagan a un lado", dijo entre lágrimas Vásquez.

Agregó que en este momento lo que más le preocupa es que dos de sus hijos deben entrar a la escuela, el mayor iniciará ciclo común, pero no tiene dinero para matricularlos.

Esta preocupación no le permite ni siquiera conciliar el sueño, ya que su mayor anhelo es que sus hijos estudien. "Solo estoy durmiendo un par de horas ya que la angustia no me deja tranquila. Anhelo ver a mis hijos graduados y como personas de bien, por eso necesito un empleo", comentó con el rostro desencajado.

Vásquez llegó con muchas esperanzas pero estas se desvanecieron al saber que ese día no reclutarían a nadie y tendría que regresar a casa, nuevamente, con la misma preocupación de siempre: estar desempleada.

Para contactarla: 9558-9787

Mauricio Mendoza, un joven desempleado decidido a emigrar

maquila15.1(1024x768)
Mauricio Mendoza de 23 años trabaja desde los nueve años en el campo de la agricultura.

Decidido a emigrar hacia los Estados Unidos está Mauricio Mendoza (23), un joven que viajó desde Santa Cruz de Yojoa a este plantel en el Segundo Anillo para buscar empleo como operario de maquila.

Mendoza se ha dedicado, desde su niñez, a la siembra de maíz y frijoles pero desde agosto del año pasado ha intentado, sin resultado alguno, obtener una oportunidad laboral.

"Desde el año pasado he viajado tratando de conseguir un empleo. La última vez invertí alrededor de 4,000 lempiras entre documentos, pasajes y comida. No puedo seguir haciéndolo, no tengo más dinero. Estoy decidido a migrar hacia los Estados Unidos", dijo Mendoza.

Contó que realizó cursos y diplomados en corte y diseño de modas para sumar puntos en su hoja de vida, pero aún no le ha dado resultado.

"En Honduras parece que a la hora de buscar trabajo no importa el nivel educativo que uno tenga, lo importante son los contactos", agregó muy decepcionado.

El desempleo es el mayor problema del país

Según German Pérez Destephen, exministro de la Secretaría de Agricultura y Ganadería (SAG) y miembro de junta directiva de la Asociación Nacional de Industriales de Honduras (Andi), el desempleo es el principal problema que tiene actualmente Honduras.

"El subempleo invisible supera los dos millones de personas de la población económicamente activa", aseguró Pérez.

En Honduras, la población económicamente activa (PEA) en condición de empleo es de 4.3 millones; es decir, las personas que están en edad para trabajar.

Para el exministro, la creación de empleos es el reto más grande que tiene el Gobierno hondureño, "este debe brindar las condiciones necesarias para que las empresas deseen invertir y también a la vez atraer la inversión extranjera al país".

En cuanto a la nueva inversión extranjera aclaró que se trata de una reinversión de utilidades, y generalmente se da en las actividades que no generan mayor empleo en Honduras, como telecomunicaciones y energía.

El exministro manifestó que el sector agrícola, que es uno de los que más genera empleo en Honduras, bajó su crecimiento en 2018 en comparación al año anterior.

Estos factores hacen que a diario miles de hondureños abarroten las entradas de las maquilas en la búsqueda de una oportunidad de trabajo.