Más noticias

Continúa venta clandestina de la PAE

Organizaciones feministas lamentan la prohibición comercial y exigen su venta libre.

Hombres son los que más llegan a comprar la píldora a mercados.
Hombres son los que más llegan a comprar la píldora a mercados.

Tegucigalpa, Honduras.

La venta de la píldora anticonceptiva de emergencia (PAE), que fue prohibida totalmente desde 2009, sigue siendo comercializada de forma clandestina en diferentes negocios y mercados de la capital.

Pese a su prohibición, LA PRENSA comprobó la existencia de la PAE en varias ventas de medicamentos en mercados y en algunas farmacias independientes, las cuales la ofrecen a un precio promedio de 200 lempiras.

Un vendedor de esta píldora en los mercados de Comayagüela que prefirió omitir su nombre explicó cómo es la introducción de esta al país y cómo se comercializa. Destacó que si bien esta pastilla es para pacientes mujeres, quienes más llegan a comprarla son hombres.

Recursos judiciales
Organizaciones feministas y defensoras de los derechos reproductivos ya interpusieron tres acciones jurídicas ante la CSJ.

‘‘Nosotros aquí somos muy cuidadosos con la venta de las pastillas del día después, hace algunos años la prohibieron. Antes todo mundo la vendía con libertad, pero ya no la fabrican aquí en Honduras. Nosotros la compramos en Nicaragua o en El Salvador y las introducimos por puntos ciegos, donde no hay aduanas”, dijo.

Agregó que a la hora de venderla aquí todos hacen lo mismo, “a cada hombre que viene lo miramos bien de pies a cabeza y si es posible le pedimos que nos muestre su tarjeta de identidad, ya que no queremos que nos boten el negocio’’.

Entretanto, Elvia Ardón, directora de Normalización de la Secretaría de Salud, confirmó que la venta de este medicamento está prohibida, pero tienen conocimiento que es comercializada de forma ilegal, por lo que advirtió fuertes sanciones a quienes se les encuentre en esta actividad.

LC pae 150717(1024x768)

Opiniones

Ana Raquel Gómez, ginecóloga y coordinadora de la Clínica de la Madre Joven del Hospital Escuela Universitario (HEU), valoró que este método no debió prohibirse, pero sí debe suministrarse bajo supervisión médica.

“La pastilla no es abortiva y su prohibición no fue acertada, porque lo único que hace es evitar la concepción porque se toma durante las primeras 72 horas, y como impide que se una el óvulo con el espermatozoide no es aborto”, explicó.

Añadió que el problema es que las pacientes no solo la usan en casos de emergencia, como violaciones o abusos, y usarla a su discreción puede ocasionar problemas de salud por tratarse de una dosis fuerte.

José Antonio Leva, diputado por Atlántida, presentó en 2014 una iniciativa para derogar el decreto que impide la venta e introducción de la PAE; pero este fue engavetado.

Grecia Lozano, del Centro de Derechos de las Mujeres (CDM), lamentó la prohibición, pues según ella, ‘‘la PAE es un anticonceptivo normal y las mujeres tienen derecho a usarlo’’.

También manifestó que presentaron a la Corte Suprema de Justicia (CSJ) tres recursos judiciales, pero no tuvieron respuesta.