Más noticias

Atic interviene el IP por estafas en venta de casas

Los agentes revisaron libros donde están los asientos de las propiedades.

Los agentes de la Atic, junto a fiscales contra la corrupción, buscaron ayer en las oficinas del IP documentos con los que podrán saber detalles de cómo se produjeron las irregularidades y las personas que participaron.
Los agentes de la Atic, junto a fiscales contra la corrupción, buscaron ayer en las oficinas del IP documentos con los que podrán saber detalles de cómo se produjeron las irregularidades y las personas que participaron.

San Pedro Sula, Honduras.

A raíz de las publicaciones de Diario LA PRENSA sobre las estafas con la venta de casas, la Agencia Técnica de Investigación Criminal (Atic) intervino ayer el Instituto de la Propiedad (IP) en San Pedro Sula.

LA PRENSA publicó en sus ediciones del lunes 19 y martes 20, varios casos en los que operó una red de estafadores.

El Ministerio Público tiene en su poder más de 75 expedientes de registros irregulares de propiedades, confirmó Elvis Guzmán, vocero de esa institución.

Ayer, un grupo de agentes llegó a las 9.00 am a las oficinas del IP ubicadas en el centro comercial Los Castaños e ingresaron a los departamentos que tienen que ver con el registro de propiedades.

Unas de las primeras áreas intervenidas fue el sistema unificado de registros, así como la Unidad de Asesoría Legal y consulta de tomos.

Los investigadores se quedaron durante varias horas inspeccionando archivos, tomos y libros de registros dentro de las instalaciones del Registro de la Propiedad.

La Atic investiga varias denuncias de personas que han perdido sus casas porque una red de estafadores confabulados presuntamente con empleados del IP y notarios, falsifican documentos.

Las denuncias publicadas por LA PRENSA han llevado al Ministerio Público a actuar. Uno de los casos denunciados es el de un ciudadano que perdió 2.5 millones de lempiras al comprar, en febrero de 2017, una casa en el sector noroeste, la cual pertenecía a un hondureño que tiene seis años de vivir en Estados Unidos. Las mafias que tienen este modo de operar registraron las escritura en el IP de manera que no había forma de que la víctima sospechara de la ilegalidad.

Cuando el ciudadano quiso ingresar a la casa el verdadero dueño le había puesto candados y cámaras de vigilancia y denunció a las personas que querían habitarla.

Los agentes decomisaran todos los documentos que tengan que ver con dicha propiedad para rastrear las operaciones que hicieron los miembros de la red.

Las redes dedicadas a este ilícito están conformadas por comisionistas, notarios que dan fe de los actos, y sospechan de empleados del Instituto de la Propiedad. La Atic ayer decomisó documentos de los casos denunciados y luego podría citar a los involucrados para seguir con las investigaciones y determinar si se produjo alguna irregularidad.

El caso esta en manos de la Fiscalía de Transparencia y Combate a la Corrupción Pública que determinarán si hay suficientes indicios para presentar requerimientos.

Las inspecciones en el IP continuarán el tiempo que duren las investigaciones de varios casos que han sido denunciados en la fiscalía.